[Spyland] Detalles del proyecto

El Ejecutivo autonómico tendrá que modificar la Ley del Juego para dar cabida a «Gran Scala»

La Administración pondrá «todas las facilidades» para que el proyecto del gran complejo de ocio de los Monegros, que reportaría unos 600 millones anuales en concepto de impuestos, se quede en Aragón.


Fotógrafo: HERALDO
Una de las áreas estará dedicada a Venecia, que siempre ha tenido un lugar en las historias de espías


R.G. Zaragoza | Documento clasificado. El misterio inherente a la vida y al trabajo de los agentes secretos rodea también al proyecto de Spyland para los Monegros. Poco se conoce del complejo dedicado al mundo del espionaje, el primero que se inaugurará en la macrociudad del ocio y del juego bautizada como «Gran Scala» y que ocupará más de 2.000 hectáreas. Y no es casualidad. Sus promotores quieren mantener su contenido en secreto hasta su apertura, y que los futuros visitantes comiencen ya a practicar, sigan las pistas que han dejado en la página web del parque de ocio y acaben sintiéndose como unos auténticos espías cumpliendo la misión que les ha sido encomendada. HERALDO lo ha hecho y esto es, por el momento, lo que ha podido descubrir: .

«Elige tu identidad y sal corriendo a defender el mundo». Con ese lema, Spyland permitirá a sus visitantes conocer cómo vivieron realmente los agentes secretos más famosos de la historia y cómo su trabajo influyó en los grandes acontecimientos del mundo, para luego transformarse en uno de ellos. No en vano, el complejo se ha concebido como un «gran juego del cluedo», donde mayores y pequeños tendrán que ir descubriendo pistas, transmitir informaciones secretas a otras personas, descifrar códigos… etc. En total, serán dieciocho pruebas iniciáticas que se irán renovando conforme pase el tiempo. Quienes consigan superarlas recibirán al final de su jornada un diploma y una carta de agradecimiento por los servicios prestados.

Planteado como «un producto familiar», según sus responsables, combinará zonas educativas y de atracciones. La visita arrancará en el denominado centro histórico, un edificio misterioso donde se narrarán las «historias secretas de la historia». Con imágenes, actores, efectos especiales… etc los visitantes podrán conocer episodios reales del espionaje mundial.

En esta área se ubicarán también más de una decena de talleres. En ellos, se podrá manipular tecnología antigua y reciente aplicada por los servicios secretos. Quienes se atrevan podrán iniciarse en el manejo de imágenes tomadas por satélite, en la utilización de diminutos micrófonos y cámaras, o podrán aprender técnicas de encriptación. Incluso, se les enseñará a abrir cajas de seguridad utilizando un estetoscopio, o a cambiar de apariencia física para pasar desapercibidos e imitar así a los más famosos espías.

Comité de ética

Para esta área y debido a lo «particular» del espionaje en un contexto internacional «tan sensible», los promotores del parque cuentan, incluso, con un comité de ética. Está integrado por cinco personas: dos profesores universitarios especializados en ciencias políticas, un general, un antiguo prefecto y hasta una ex espía ya retirada y conocida como «Garance». Todos ellos asesorarán a los responsables del complejo y marcarán los límites éticos.

Además del edificio central, habrá cinco zonas más con atracciones. En principio, y si no hay nuevos cambios en el proyecto original, harán referencia a distintas ciudades que siempre han tenido un lugar en las historias de espías: Venecia, Bangkok, San Petesburgo, París y Londres. Estarán ambientadas con el objetivo de transportar a los visitantes al mundo imaginario de las películas y las novelas de espías. Para lograrlo, se reproducirán algunos decorados.

En el área italiana, habrá un circuito de atracciones acuático, así como un carrusel en forma de góndola. En Rusia, por su parte, se instalará «The Mad House» (la casa de la locura), así como un tiovivo de tazas de té. Para Asia, los responsables del proyecto han imaginado varias atracciones novedosas en barco y en bicicleta, mientras para Francia, se ha previsto un simulador de rodeo y rafting. Por último, la zona británica estará destinada a actividades familiares y contará con un teatro.

Todas estas subáreas estarán comunicadas con una línea de tren, que tendrá estaciones en cada zona. Además de las atracciones propiamente dichas, el complejo dispondrá de numerosas tiendas, donde podrán adquirirse todo tipo de productos relacionados, como no podía ser de otra manera, con el mundo del espionaje (aparatos, vestimenta, libros, vídeos, DVD…).

El recinto contará también con una zona hotelera, que incluirá sorpresas en todas las habitaciones para tener «noches con misterio». Los restaurantes de cada una de las áreas geográficas serán también temáticos y ofrecerán alimentos propios de cada país. En total, Spyland vendrá a ocupar unas cien hectáreas de terreno.

Un segundo parque

Spyland se complementará también con otro parque de ocio de menores dimensiones, que estará situado en uno de los laterales del complejo. Se podrá entrar pagando un tique conjunto o independiente para este último. Será «original» y estará cubierto prácticamente en su totalidad. Su diseño creará un lugar «magnífico y familiar», según sus responsables, pero en la web no se ofrece ningún dato más sobre el mismo.

En vista a que la afluencia de público variará por la temporalidad que siempre acompaña a los parques de ocio, se ha previsto organizar actividades de carácter local e internacional, así como conferencias y todo tipo de seminarios. Entre ellos, un festival internacional de películas de espías, así como eventos comerciales y culturales que puedan asegurar público en los meses de invierno.

El objetivo es que la primera fase de este parque, que será al a vez la primera fase del complejo «Gran Scala» (con más de 32 hoteles-casino y 2.000 hectáreas de terreno urbanizadas), pueda entrar en funcionamiento a lo largo de 2.010. Si todo va bien, las obras podrían arrancar a finales del próximo año. No en vano, la intención de los promotores es aprovechar el tirón de la Expo 2008, que pondrá el nombre de Zaragoza y Aragón en el mundo.

De cumplirse los planes, Spyland será una realidad catorce años después de que fuera ideado. Y es que el primer proyecto nació en 1996, aunque no empezó a tomar forma hasta 2001. Por diversas razones, el plan volvió a paralizarse hasta que a mediados de 2004, con un concepto más educativo y más elaborado, se retomó.

Tras descartar otras ubicaciones, como Francia y Dubai, y dar finalmente con los Monegros, el plan se modificó una cuarta vez hasta tal y como se conoce ahora. Pero su contenido exacto se mantendrá en secreto hasta la apertura del parque.

En el proyecto trabajan actualmente treinta y seis profesionales, sin contar con el coordinador general -Didier Rancher- y el codirector financiero -Patrick de Saint Simon. Los responsables del complejo ya han incluido incluso un enlace en su página web para seleccionar al personal administrativo y directivo que tendrá que completar el equipo llegado el día.

La compañía busca especialistas en parques de atracciones, ingenieros de parques y cuadros superiores. Sin embargo, como es lógico, el proceso todavía no se ha iniciado para los puestos relacionados con la actividad diaria del parque.

Fuente: Heraldo de Aragón

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: