[Gran Scala] ¿Cuál será su ubicación definitiva?

Castejón, Sena, La Almolda y Valfarta son las ubicaciones más probables de Gran Scala

Los terrenos que la DGA prefiere delimitan al norte con los montes de Jubierre y al oeste con la A-230. Hay abiertas varias negociaciones en la zona y otra más, alternativa, en Villanueva de Sijena.


CARLOS VILLANOVA. Zaragoza | El Gobierno de Aragón mantiene abiertas varias opciones para ubicar el macrocomplejo de ocio Gran Scala en la comarca de los Monegros, pero los terrenos que más encajan con las prescripciones del proyecto y que cuentan con mayor probabilidad de terminar siendo su ubicación definitiva se localizan en los términos municipales de Castejón de Monegros, Sena, La Almolda y Valfarta. Cuenta también con opciones el término de Villanueva de Sijena, aunque se aleja del eje de comunicación viaria Huesca-Sariñena-Bujaraloz, que será esencial para los accesos al centro lúdico.

Como puede verse en el gráfico superior, y como ha advertido repetidamente el Gobierno autonómico, la primera delimitación del área de ubicación está marcada por dos aspectos. Por un lado, el territorio protegido ambientalmente como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) queda excluido del ámbito de actuación para evitar graves inconvenientes conservacionistas. Por otro, es esencial la cercanía a la autopista Zaragoza-Barcelona y la línea del AVE para garantizar una comunicación fluida.

A esas prescripciones, el vicepresidente José Ángel Biel sumó categóricamente otra condición en el último pleno de las Cortes: que la localización final estará en la comarca de los Monegros y no en alguna limítrofe, lo que deja fuera posibles ubicaciones en la Ribera Baja del Ebro y en Bajo Cinca.

En esa misma comparecencia ante el Parlamento autonómico, Biel deslizó otra pista al señalar tres posibles abastecimientos de agua: los conocidos del canal de Monegros y el Ebro y la novedad del Alcanadre, cuyas aguas discurren por los términos de Castejón, Sena y Villanueva de Sijena y ya han sido objeto de proyectos para elevaciones que permitan irrigar la estepa monegrina.

Territorio delimitado

La zona objeto de interés, por lo tanto, queda delimitada al este por el termino municipal de Ontiñena (Bajo Cinca) y al oeste por la A-230, la carretera entre Bujaraloz y Sariñena que la DGA se plantea reconvertir en autovía. El canal de Monegros y su prolongación del canal de Sástago marcan el límite al sur, ya que su trazado es inamovible. Al norte, la sierra de Sijena y los montes de Jubierre, declarados LIC, forman una muga natural.

Dentro de ese espacio, que reduce mucho las posibilidades iniciales, solo hay terreno suficiente para cuatro cuadrados de 4,5 kilómetros de lado y 2.000 hectáreas de superficie, las dimensiones mínimas que han solicitan los promotores de Gran Scala. Y eso si se incluye el suelo de la carretera A-221 (que une Valfarta con Castejón y Sariñena), una infraestructura que, en todo caso y a diferencia de los grandes canales de riego, puede modificarse sin mayores problemas.

Al parecer, la parte que ahora mismo cuenta con mayores posibilidades es la más próxima a la A-230 y que raya al norte con los montes de Jubierre. Además de la cercanía al eje carretero los promotores han insistido en que desde Gran Scala se pueda ver el Pirineo y la zona más elevada de Jubierre (desde la que se desciende vertiginosamente al Alcanadre por espectaculares barrancos) ofrece un mirador perfecto entre las sierras de Alcubierre y Sijena.

Según ha podido saber este periódico, hay entabladas conversaciones con varios propietarios en los términos municipios de Castejón, Sena, Valfarta y La Almolda para concretar tres posibles ubicaciones. Además, hay otra zona en Villanueva de Sijena donde existe terreno susceptible de concretar en exclusiva la operación. En cuanto a la titularidad, la opción más factible es que los terrenos finalmente escogidos sean privados y públicos.

Repercusión local

Alcaldes de los Monegros oscenses valoraron ayer la repercusión que supondría para sus economías Gran Scala. Los monegrinos, según informó Europa Press, piensan de manera mayoritaria que, independientemente del lugar donde se ubique el macrocentro, los beneficios para la zona serán importantes.

A la espera de conocer el emplazamiento definitivo, el alcalde de Robres, Antonio Luna, apuntó que, «según parece», zonas como las de Bujaraloz, Castejón de Monegros o Sariñena se aproximarían más a Gran Scala. «Desde el Ayuntamiento de Robres vemos este proyecto con expectación y con buenos ojos», pero «el problema es que lo vemos lejos, porque si se aproxima más a la zona de Castejón de Monegros o Sariñena, a las poblaciones que nos situamos más hacia la Hoya nos quedaría lejos», explicó.

De cualquier modo, Luna entiende que al tratarse de un proyecto de tal envergadura «los beneficios redundarían en toda la comarca», ya que «esto implicaría que por aquí pasaría mucha gente, Monegros sería reconocido y las infraestructuras se verían beneficiadas».

Por su parte, el alcalde en funciones de Tardienta, Rafael Catón, prefirió esperar y «ver qué pasa». Para la alcaldesa de Sariñena, Lorena Canales, «con un proyecto así se beneficiará todo Monegros, toda la provincia y Aragón entero».

«Si finalmente las cifras que se barajan se hacen realidad, los beneficios irán más allá de esta comarca; esto supondría un cambio, reactivaría la economía y aseguraría el trabajo para muchas generaciones», agregó.


Fuente: El Heraldo de Aragón

Gran Scala busca suelo en la zona de secano de Valfarta a Jubierre

Los intermediarios sondean a propietarios para intentar reunir el cuadrilátero de 2.025 hectáreas.Las negociaciones sitúan el precio del suelo entre 12 y 60 millones de euros, según la zona.

Los intermediarios inmobiliarios están centrando los contactos para ubicar el macrocomplejo de casinos y parques temáticos Gran Scala en una vasta zona de siete kilómetros de ancho por quince de largo que incluye terrenos de los términos municipales de La Almolda, Castejón de Monegros, Sena y Valfarta. Sus límites sur y norte son, respectivamente, la ermita de San Miguel de Valfarta y la sierra de Jubierre. El extremo oeste lo marca Castejón de Monegros y el este, el Canal de Monegros. El límite lateral de la zona es menos nítido.

Diversas fuentes confirmaron la existencia de los contactos con propietarios de la zona. También apuntaron que el posible precio del terreno que requiere Gran Scala se mueve en un abanico que va de los doce a los sesenta millones de euros, en función de la zona de la que se trate, de sus usos y de los equipamientos instalados en ella.

La mayor parte de las tierras son secanos que se cultivan y dejan en barbecho en años alternos, por lo que su precio actual no pasaría de los 2.100 euros por hectárea. No obstante, el valor de salida se eleva a 6.000 en el caso de ser destinadas a acoger el complejo de ocio y juegos de azar.

Dos llanuras situadas en el corredor cumplen la práctica totalidad de los requisitos que pone International Leisure Development (ILD), la promotora de Gran Scala, para ubicar el complejo y reúnen las condiciones que han dejado deslizar los impulsores del recinto y los responsables del Gobierno de Aragón. Además, en ambas la propiedad está concentrada en pocas manos, lo que facilitaría tanto la posible concreción de una compra como un hipotético trámite expropiatorio. Apenas hay suelos comunales.

El enigma de la ubicación de Gran Scala se resuelve –salvo que la finalidad de alguna pista sea la desorientación– combinando estos parámetros: debe situarse a unos sesenta kilómetros de Zaragoza, Huesca y Lérida –y sus aeropuertos– y a menos de diez del AVE y la autopista Madrid-Barcelona, los terrenos no deben estar incluidos en ninguna Zona Especial de Protección de Aves ni en ningún Lugar de Interés Comunitario (LIC) y desde ellos debe ser visible el Pirineo.

REQUISITOS Todo el corredor cumple los requisitos, salvo el de la visibilidad de la cordillera, que únicamente se da en la zona norte. Esta también ofrece como ventaja la cercanía de las torres de la nonata línea de alta tensión Aragón-Cazaril –bordea la loma que la limita por el este–, que facilitaría el suministro eléctrico desde la térmica de Andorra.

Ambos ofrecen otros pluses, como la cercanía del Canal de Monegros –las atraviesa– y la existencia de terrenos incluidos en Monegros II –permite jugar con los derechos del agua–, además, principalmente en el caso de la zona norte, de la cercanía del Alcanadre, que puede ser utilizado como fuente alternativa de suministro de agua para lo dieciséis hectómetros cúbicos anuales que requiere el complejo.

EL NORTE La llanura norte, situada a una altitud de unos 500 metros y con el Alcanadre a unos ocho kilómetros, se extiende por los términos de Castejón de Monegros y Sena. Comprende los parajes conocidos como El Campillo, El Rincón, La Sarda, La paridera de Casas, Lo Santurrino, La Pedrosa, Lo Ferrer y el Monte de Sena.

La cercanía de la boca norte del túnel de Monegros permitiría transportar el agua necesiaria hasta la zona con un desnivel de nueve metros, lo que reduciría los costes energéticos.

La mayor parte de la tierra está dedicada a la agricultura, aunque incluye varias modernas granjas con capacidad para 25.000 cerdos y un sofisticado sistema de tratamiento de purines destinado a abastecer un dispositivo de riego localizado para árboles madereros. Eso eleva su valor de mercado.

La zona, sin apenas lomas, incluye algunos pozos de agua subterránea salada. Los suelos son de arcilla y, en menor medida, gravas.

EL SUR La llanura sur, más cercana a los ejes de transporte, incluye terrenos de La Almolda, Sena y Valfarta, es conocida como La Sarda, y se sitúa cerca de donde estaba proyectada la balsa de Valcuerna.

De suelos también arcillosos y gravosos, su orografía, más ondulada, es atravesada por la línea eléctrica Castejón-Sariñena. Incluye un manantial de agua dulce en su zona central.

En este caso, la propiedad se encuentra repartida en más manos que en la llanura de la zona norte, aunque prácticamente no existen minifundios.

Contactos a final de enero

A International Leisure Development (ILD), el pool de empresas que promueve el complejo Gran Scala, comienza a apurarle el tiempo. El Gobierno de Aragón quiere que las obras comiencen al terminar la Expo 2008. Y los responsables de ILD calculan que, previamente, necesitan algo más de medio año para completar el diseño de los equipamientos. Eso requiere que el suelo esté en sus manos a primeros de año. Para finales de enero –del 22 al 24–, los promotores desplazarán a dos equipos de negociadores a la feria del juego de Londres para tratar de cerrar los acuerdos con los gestores de los casinos.


Fuente: El Periódico de Aragón

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. rosalinda dice:

    quiero mas informacion

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: