[Bioparc Valencia] Valencia estrena zoo con una innovadora propuesta que respeta el hábitat de los animales

1 enero, 2008 0 Por Benic85

Valencia estrena zoo con una innovadora propuesta que respeta el hábitat de los animales

El Bioparc de Valencia, que recrea espacios como la sabana, el bosque ecuatorial y Madagascar, abrirá sus puertas en menos de un mes para ofrecer tanto la posibilidad de conocer a animales de más de 250 especies, como de aprender la importancia de respetar sus hábitat y ecosistemas de origen.


El Bioparc de Valencia, que recrea espacios como la sabana, el bosque ecuatorial y Madagascar, abrirá sus puertas en menos de un mes.

Este innovador zoológico, ubicado en el Parque de Cabecera y que sustituye al zoo de Viveros -cerrado el pasado 31 de julio tras 42 años de vida en una ubicación provisional-, ocupa unos 80.000 metros cuadrados y puede llegar a acoger a 4.000 animales.

El viaje se inicia en la explanada de la avenida de Pío Baroja, en la que se habilitarán restaurantes y tiendas, y donde se ubican las taquillas de entrada por una pasarela que aleja al ciudadano de la urbe y lo introduce en un nuevo espacio.

A partir de ahí, el visitante se sumerge directamente en África, a través de lo que se conoce como técnica de ‘zoo-inmersión’, que consiste en trasladar a las personas al hábitat de los animales y no al contrario, como sucedía con los zoológicos tradicionales.

Así lo ha explicado a EFE el director del Bioparc, Koen Brower, durante una visita realizada al interior de este recinto, al que los animales se han adaptado perfectamente tras largos viajes desde diferentes ciudades europeas, sudafricanas o estadounidenses, que en algunos casos han llegado a superar los 2.300 kilómetros.

El recorrido arranca en la Sabana africana, donde el visitante se enfrenta a un grupo de cebras, rinocerontes, antílopes, avestruces y jirafas que convive en perfecta armonía y que parece estar al alcance de la mano, gracias a las prácticamente invisibles barreras de seguridad.

Estas barreras han sido realizadas utilizando vegetación, bloques de rocas, ríos y lagos que favorecen una visión diáfana y crean la sensación visual de que los animales se mezclan en un mismo espacio.

El viaje continúa por el Kopje. Allí aguarda Keops, un león llegado de Francia que campa a sus anchas a la espera de acostumbrarse a sus nuevos compañeros de recinto, Simba y Fa, otro león y una leona venidos desde el antiguo zoológico de Valencia.

Junto a la Sabana, el Bioparc, gestionado por la empresa Rain Forest, recrea otros escenarios africanos como Madagascar o el área Ecuatorial, donde vivirán gorilas, lemures, hipopótamos, elefantes y leopardos, entre otras muchas especies.

Además, hay prevista una reserva de suelo de 20.000 metros cuadrados que recreará otros hábitat de Asia y América del Sur.

El visitante también podrá adentrarse en la vida subterránea africana a través de una serie de cuevas artificiales que ofrecen la posibilidad de conocer a facoqueros, puercoespines, mangostas e incluso serpientes y termitas, así como conocer los peces y aves de este continente.

Muchos de los animales están aún escondidos y aclimatándose al recinto, un proceso ‘lento y complejo’ que, según Brower, puede durar varias semanas, aunque algunos ya empiezan a acostumbrarse incluso a la presencia humana, al llevar cerca de un año recibiendo visitas controladas.

El director del zoo ha destacado que en un par de años, cuando la vegetación sea todo lo frondosa que debe ser, la inmersión en este espacio será ‘absoluta’, ya que ocultará incluso las torres de viviendas que hoy pueden verse a ambos lados del antiguo cauce del Turia y del Parque de Cabecera.

La concienciación ciudadana sobre la necesidad de cuidar el medio ambiente preocupa especialmente a los responsables de este recinto, quienes tratan de predicar con el ejemplo utilizando energía solar para el sistema de calefacción y reutilizando toda el agua que fluye por este parque.

Con este objetivo se pretenden lanzar iniciativas y actividades para implicar al público, entre ellas la posibilidad de conocer cómo se prepara el zoo para su apertura o tras su cierre, o de pasar un día con el cuidador de uno de los animales.

El público podrán acceder al Bioparc a finales de enero, más de tres años después de que se colocara la primera piedra en octubre de 2004, aunque la zona del África Ecuatorial tendrá que esperar algo más para abrir al completo, pues le faltan aún algunos espacios por rematar.


Fuente: Terra