[Gran Scala] Ya se han descartado dos posibles ubicaciones

13 febrero, 2008 0 Por Benic85

Descartadas dos de las cinco posibles ubicaciones para Gran Scala

12/02/2008 AGENCIAS

Ya se han descartado dos de las cinco posibles ubicaciones que se barajaban para instalar Gran Scala, en la Comarca de los Monegros, «porque eran más dificultosas», aseguró hoy José Ángel Biel. Las tres que quedan están emplazadas en términos municipales de la provincia de Huesca, aunque no quiso concretar cuáles, y dijo que se hallan «relativamente cerca de vías importantes como el AVE y la autovía». Biel se pronunció así en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, en la que comentó que esta mañana también se había celebrado una reunión del grupo de trabajo para el proyecto de Gran Scala.

El vicepresidente señaló que la ubicación definitiva se puede conocer en las próximas semanas. «Ya sabe, estas cosas o se arreglan en 24 horas o se tarda tres semanas», pero «si todo marcha como debe ir, este mes podríamos tener el banderín de salida de todo el proyecto», subrayó.

Además, se iniciarían «inmediatamente los contactos para procurar cerrar cuanto antes la adquisición de las hectáreas necesarias en los Monegros y, a partir de marzo, empezar a recorrer los plazos de todo lo que hay que hacer para que el proyecto sea una realidad en los próximos meses».

Por otra parte, el vicepresidente señaló que «ya están muy avanzadas» las negociaciones de la empresa promotora del proyecto ILD para ubicarse en Zaragoza, con una oficia de 600 metros cuadrados «como punto de referencia». «También estamos trabajando en el contenido de la posible ley» que, entre otras cosas, «regule este tipo de centros» y se analizan «algunas iniciativas que la comarca tendrá que llevar a la práctica como entidad local».

Biel precisó, asimismo, que al saber «más o menos donde va a ir» el proyecto, «estamos viendo alternativas y posibilidades» sobre abastecimientos de energía y agua, aunque aclaró que no se podrá concretar nada hasta que no se esté decidido el emplazamiento. A este respecto agregó que «todo el trabajo interno que se está realizando no sobra, sirve para adelantar los plazos, y de eso se informará dentro de poco».

Impacto ambiental del proyecto

El vicepresidente comentó en relación al impacto ambiental del proyecto que «son temas posteriores» y resaltó que todo el complejo consumirá el mismo agua que es necesaria «para regar 2.000 hectáreas de maíz». Según explicó, «si la ciudad de Zaragoza gasta unos 90 hectómetros cúbicos de agua por año y tiene 700.000 habitantes», el complejo de Gran Scala «no será una ciudad de más de 100.000 habitantes, y eso supone que gaste entre 13 y 15 hectómetros cúbicos de agua al año».

En relación con el consumo de energía, Biel estimó que no habrá problemas porque «ésta es una tierra donde vamos bien de energía eléctrica» y, además, «cuando se pongan en marcha los nuevos megavatios, que espero podamos obtener, la comunidad autónoma será autosuficiente gracias a las energías renovables». Respecto a las críticas surgidas desde algunas organizaciones ecologistas, el vicepresidente les pidió «aportaciones». Según precisó, «hay una serie de dignísimas y muy interesantes organizaciones con las que hay que contar» y «a las que les pido públicamente que nos den su opinión desde el punto de vista constructivo y que nos digan qué opinan conforme vayamos dando pasos».

Biel aclaró que ha mantenido contacto con algunas de estas organizaciones «y les expliqué algunas cosas», a pesar de lo cual «no tienen conocimiento a fondo del proyecto, ya les informaremos», y les reiteró su petición de «ayuda para ir desarrollando un proyecto de esta naturaleza» con criterios sostenibles. El vicepresidente aseguró, además, que «hasta ahora no se ha dado ningún paso dónde se pueda decir ‘esto está mal’, salvo la idea y el proyecto», pero «ni se ha dicho dónde va, de dónde vamos a coger el agua, la energía, no se ha dicho nada», y, no obstante, precisó, «el competente en la materia es el Gobierno y el Parlamento».

No es una barbaridad José Angel Biel argumentó en esta línea que «lo que no vamos a hacer es parar un proyecto porque no podemos, porque casi todo el mundo está a favor de él y no podemos dar más importancia a los que se oponen que a los que lo defienden, sobre todo cuando no he visto ningún argumento de los que se oponen que digan que es una barbaridad».

En este sentido, comentó que había leído algunas crítica que hacen referencia a cosas «que no son verdad» y recordó que este proyecto se desarrollará en el 0,04 por ciento del territorio de Aragón, en un espacio donde no hay zonas protegidas como Lugares de Interés Comunitario o Zona de Especial Protección de Aves. En su opinión, la comunidad autónoma tiene la posibilidad en este proyecto de hacer un espacio «a partir de cero y aplicando criterios medioambientales sobre el uso del agua, la energía, etcétera, del siglo XXI», criterios que «defienden muchas de estas organizaciones».

Sobre la crítica de que la presencia de 20 millones de turistas en esa zona producirían mucho CO2, Biel manifestó que «supongo que también en París les producirá estas cosas» y se preguntó si en Aragón «no tenemos derecho a que vengan 20 millones de turistas».

El ‘casino’ de Scorsese

José Angel Biel también opinó que hay personas a quienes «a priori, no les gusta» el proyecto «porque han visto la película ‘Casino’ de Scorsese y eso les impacta mucho», pero este proyecto «no tiene nada que ver» con eso y los mismos promotores han dicho «que el juego significará el 1,5 ó el 2 por ciento del proyecto –en Las Vegas no pasa del 15– y lo demás serán convenciones, restaurantes, hoteles, espectáculos y muchas cosas más».

En relación con el juego, Biel recordó que Aragón tiene la competencia en esta materia «desde hace un montón de años y recaudamos entre 10 y 12.000 millones de pesetas anuales (entre 60 y 72 millones de euros) en tasas del juego, que está autorizado desde la Transición; es lo primero que hizo el gobierno de la UCD».

«Esto es lo que hay» y por eso si bien «respeto» a las personas a las que no le gusta el proyecto, aclaró que éste «no va a tener el impacto, ni mucho menos, que la gente piensa que va a tener», salvo aquellos que se dejan influenciar con las películas».

Oportunidad que no hay que perder

José Angel Biel estimó que el proyecto de Gran Scala es «una oportunidad que los aragoneses no deberíamos de perder» y «espero que salga» porque «será un antes y después a efectos económicos y de todo tipo», mientras que «si no saliera, el Gobierno no ha perdido nada; no nos ha costado nada», sólo «trabajar, echarle horas».

En este sentido, se preguntó «qué Gobierno habría en el mundo que ante una posibilidad como ésta, teniendo las circunstancias y las competencias» que tiene Aragón «dijera no a un proyecto de esta naturaleza desde el primer día; entonces sí nos podrían criticar con toda la razón».

Biel incidió al respecto en que Aragón tiene dos condiciones que hace posible este proyecto, «el sitio» puesto que «no hay un sitio mejor en el sur de Europa» y las competencias para regular en esta materia, con «capacidad legislativa y competencias ejecutivas».


VÍDEO DE LA COMPARECENCIA DE BIEL

Fuente: El Periódico de Aragón