[Bioparc Valencia] Hoy se inaugura

27 febrero, 2008 0 Por Benic85

Abre el Bioparc

El Bioparc abre sus puertas como culminación de un proyecto que arrancó en la década de los 60 y cuyo germen fue el zoo de Viveros, ya cerrado. El recinto de 100.000 m2 acoge a 4.000 animales africanos.

LEVANTE-EMV El nuevo zoo de Valencia, bautizado como Bioparc Ignacio Docavo en homenaje al fundador del primer parque zoológico de la ciudad, abre al público transcurridos casi cuatro años de la colocación de la primera piedra. Aunque las infraestructuras y la tematización del parque de titularidad municipal pero construido y explotado por la empresa Rain Forest acabaron hace un año, han sido necesarios doce meses más para el traslado progresivo desde quince zoológicos europeos de los 4.000 animales de 250 especies africanas que habitarán en semilibertad en el zoo del Parque de Cabecera. En ese tiempo son varios los hitos reseñables.

En febrero de 2007, empezaron a llegar los primeros animale, un grupo de mangostas enanas. Le siguieron los facoqueros (jabalí africano), los zorros orejudos, antílopes, hienas, chacales, lémures y reptiles, entre ellos la pitón de Seba.

Un mes después se realizó al primera visita institucional al zoo en la que se pudo comprobar el proceso de aclimatación de los animales, que se seguía con especial cautela en el caso de los ejemplares llegados de Viveros, como el rinoceronte macho Rómulo. El recinto de procedencia tenían importantes limitaciones de espacio. Ese mismo mes se produjo el primer nacimiento en el Bioparc. La hembra dominante de un grupo de lémures, que llegó embarazada del zoo de Fuengirola, tuvo dos crías al poco de su llegada.

En mayo de 2007, se izó la pasarela peatonal de 140 metros de longitud que da entrada desde la avenida Pío Baroja y que sobrevuela, con sus 200 toneladas de peso y 13 metros de altura, el lago.

Ya en verano, llegó la primera pareja de oricteropos, los únicos ejemplares de esta especie que hay en España. Estos animales que habitan al sur del desierto del Sahara son únicos, con el cuerpo parecido al de un cerdo, un largo hocico similar al del oso hormiguero y orejas largas como las de un burro.

Recientes estudios gené́ticos han revelado que está́ estrechamente relacionado con los manatíes y los elefantes.

En julio, con la llegada del lémur gris de bambú, el Bioparc es invitado a participar en un programa internacional de cría y conservación de esta especie en peligro de extinción que habita en Madagascar. Ese mes echó el cierre el obsoleto zoo de Viveros.

A lo largo de agosto de 2007 se trabajó en la carga, transporte y descarga de los animales al Bioparc. Un equipo checo de expertos en transporte animal colaboró en el traslado de algunos de los animales.

En septiembre llegaron otros ejemplares únicos, una pareja de fossas, especie endémica de Madagascar para la que se ha creado una isla con densa vegetación, árboles para trepar, un foso con agua y rocas.

En octubre se produjo la llegada de los primates, rinocerontes y elefantes. Los primeros en desembarcar en su nueva casa fueron un grupo familiar de 3 driles (Mandrillus Leucophaeus). Poco después se recibieron dos hembras de rinoceronte blanco que se unieron a Cirilo y «Rómulo», que vivió durante 23 años en Viveros, así como los primeros elefantes procedentes de Moscú.

En noviembre, el periodo de aclimatación de las hienas manchadas pasa a la siguiente fase y acceden a su recinto exterior.

Los últimos en llegar

En los últimos días han llegado a Bioparc dos hipopótamos enanos, mucho más pequeños y ligeros que los hipopótamos comunes. Un ejemplar adulto puede llegar a pesar 250 kilos, nada comparado con los 3.500 kilos de un hipopótamo común.

Todos estos animales están preparados ya para empezar a recibir a los visitantes. El zoo moderno al que aspiraba Valencia es ya una realidad.

Fuente: Levante-EMV