[Bioparc Valencia] Cinco mil visitantes y largas colas

Cinco mil visitantes y largas colas

2008-03-09_img_2008-03-02_01-49-02_dv028va001.jpg

El Bioparc recibió ayer cerca de 5.000 visitas en el primer fin de semana desde su apertura. Las colas podían verse desde las 10 de la mañana y a las 14 horas había gente que denunciaba que llevaba más de una hora y media esperando para comprar su entrada. Pero una vez dentro, a los niños se les olvidaba la tardanza y disfrutaron cada minuto con los animales. Sin embargo, sus padres echaban en falta más sombras, más papeleras y algunos animales que aún están en período de adaptación, como los gorilas.

Jessica F. Peña, Valencia
Expectantes, emocionados y un poco molestos por la larga espera en las colas entraron ayer al Bioparc cerca de cinco mil visitantes que aprovecharon el día soleado para descubrir el parque donde aguardaban cuatro mil animales de 250 especies. Para Joan Castro ayer fue uno de los días más especiales de su vida. A pesar de sus siete años sabe lo que le gusta y reconoció que llevaba «mucho tiempo esperando este momento». El joven se mostró entusiasmado por todos los animales que había visto, pero sobre todo por los elefantes. Sus padres sacaron un bono para los tres y podrán volver tantas veces al año como deseen.

La expectativa era tanta que algunos se mostraron descontentos porque consideran que a pesar de los retrasos para abrir el zoo «parece que se han apresurado a inaugurarlo sin estar acabado porque faltan animales, hay zonas cerradas y falta que crezcan los árboles para dar sombra, pero en el fondo es bonito», afirmaron.

A Lorena y Cándido les dio tiempo de sobra de ver todo el parque con sus dos hijas, Izaskun y Aroha. Llegaron de los primeros y tres horas después salían del recinto porque «lo hemos visto todo». «Está muy bien acondicionado: los servicios, restaurantes… es una pasada», aclararon, aunque echaron en falta los gorilas «que nos han dicho que están en periodo de adaptación y algunos animales más». Los visitantes acudieron ayer con ropa deportiva y preparados con gorras para protegerse del sol.

Sonia y Álvaro acudieron al Bioparc con sus tres hijos y destacaron que disfrutaron mucho pero «falta mucho por hacer todavía». Aseguraron que tenían que haber abierto la instalación «más tarde, cuando todo estuviese listo» aunque «lo importante es que los niños conozcan los animales y la naturaleza». Otros comentarios que se oían por el Bioparc destacaban que con esta nueva instalación «los niños ven a los animales más allá de los dibujos animados» y comentaban que por lo menos «da la sensación de que no sufren porque están al aire libre». Una trabajadora del Bioparc, Inmaculada Duro, señaló que la mayoría de gente «se sorprende con las especies más raras y les encanta Madagascar porque tienen un contacto más íntimo con los animales». Los visitantes se preguntaban dónde estaban los tigres, aunque por el momento no hay ejemplares.



Los visitantes tuvieron que hacer cola para poder entrar. «Es increíble que para recorrer apenas 40 metros hayamos tardado más de una hora y media y aún no hemos podido sacar las entradas», según David Plaza. Una mujer que le precedía en la fila, Mercedes Núñez, quiso evitar esta aglomeración intentando comprar las entradas por internet «pero no hay ningún acceso para hacerlo, ni un teléfono de reservas ni de información», criticó. El caso más llamativo es el de Francisco Montero, un hombre que aseguraba que estuvo tres horas esperando para comprar el billete. «Hay muy poco servicio, cuando llegué sólo había dos taquillas para los tiques. Menos mal que han abierto otras dos», afirmó. Por si acaso, se llevó un paraguas «para no morir de una insolación».

A él ya le habían advertido de que había escasez de papeleras en el recinto, tal como denunciaron después algunos usuarios. Fuentes de la organización del parque explicaron que las colas se produjeron en las taquillas de los abonos «que requiere de mucho más papeleo y cuyo proceso es más largo, pero por eso se habilitaron dos taquillas más, pero pedimos paciencia porque estamos empezando», agregaron. Una vez dentro, los niños se olvidaron de las largas esperas.

Fuente: Levante-EMV

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: