[Isla Mágica] Las condiciones del concurso desaniman a los interesados

19 marzo, 2008 0 Por Benic85

Las condiciones del concurso de Isla Mágica desaniman a los interesados

Las administraciones no garantizan la ejecución del Plan especial en la isla

M. J. PEREIRA. SEVILLA

La publicación en el BOJA del concurso convocado por el consejero de Economía, José Antonio Griñán, para adjudicar de nuevo la gestión de Isla Mágica ha caído como un jarro de agua fría sobre empresas interesadas en hacerse con la concesión del parque temático sevillano, según declararon a ABC. El excesivo alquiler anual y la exclusión del concurso de algunas parcelas y edificios del parque son, a su juicio, algunos de los factores que les desaniman para optar a la concesión administrativa.

Una inmobiliaria nacional con numerosos centros comerciales que estaba pendiente de la publicación del concurso expresó su sorpresa por las condiciones impuestas por la Junta de Andalucía para hacerse con la gestión de los suelos que hoy ocupan Isla Mágica. «Poniéndonos la gorra de inmobiliaria no nos interesa porque las cláusulas del concurso te impiden los aprovechamientos urbanísticos que el PGOU otorgó a ese suelo para que el parque fuera rentable», explicaba uno de los responsables de esta empresa, quien criticó además el hecho de que la Junta hubiera eliminado del concurso la parcela que hoy se utiliza para el estacionamiento de los autobuses de visitantes del parque.

Por otra parte, las mismas fuentes señalaron que «resulta incomprensible que una vez ganador el concurso, la Junta te exija comprar los activos de Isla Mágica, pagar la deuda que arrastra y no te garantice la autorización del proyecto a posteriori. No sé qué pretende la Junta con este concurso. Parece como si realmente quisiera que el concurso quedara desierto. El que ha redactado el pliego o no tiene ni idea o busca algo que se nos escapa».

Si el concurso queda desierto, explicó este directivo, Cajasol y Unicaja -que tienen el 70% y el 12% de Isla Mágica- habrán perdido la oportunidad de hacer caja al recibir 37 millones de euros del nuevo concesionario.

Por otra parte, otro de los más firmes candidatos a presentarse al concurso mostraba ayer su estupefacción por las cláusulas, que calificó de «leoninas». «No se puede entender que la Junta ponga un canon de 1,3 millones de euros a partir del octavo año, cuando se sabe que actualmente Isla Mágica no puede pagar 900.000 euros anuales con los ingresos que obtiene con sus ingresos. La Junta -subrayó esta empresa- se escuda en que el nuevo gestor podrá obtener rentabilidades con la nueva edificabilidad, pero parece no enterarse de la crisis inmobiliaria existente».

El concurso estipula que para llevar a cabo el nuevo proyecto es necesario, de acuerdo con el PGOU, la aprobación de un Plan Especial, un plan que debe recibir el visto bueno final de la Consejería de Obras Públicas. Sin embargo, además, esta empresa aspirante a la gestión de Isla Mágica criticó el hecho de que «el pliego de condiciones diga que no se podrá reclamar daños y perjuicios a la Junta de Andalucía en el caso de que el nuevo adjudicatario no logre la aprobación del mencionado Plan Especial por cualquier causa. Es decir, primero te dice que pagues 37 millones de euros a Isla Mágica por los activos y su deuda, y después no te garantiza la ejecución del proyecto. Eso es inviable».

En caso de que quede desierto el concurso, Isla Mágica estará en serias dificultades económicas, toda vez que Cajasol no parece dispuesta a desembolsar más dinero para salvar el parque después de haber superado una suspensión de pagos hace dos años. Por lo pronto, Isla Mágica tiene un mes para pagar al Ministerio de Hacienda los 4,2 millones de euros que una sentencia del Tribunal Supremo le obliga a desembolsar por incumplir las condiciones para recibir una subvención. No tiene dinero para pagar, pero tampoco puede usar como garantía de pago aplazado el derecho a usar el suelo de la Cartuja porque tiene este derecho «en funciones» o provisional desde que firmó con la Junta un acuerdo de disolución del contrato previo a la convocatoria del concurso.

En caso de que Isla Mágica entre en concurso de acreedores, la Junta rescataría el suelo y tendría vía libre para disponer de él libremente, algo que temen los trabajadores del parque temático.

Fuente: ABC