[Mundo Ilusión] El Consell promete que será un parque de referencia pero lo supedita al PAI

El Consell promete hacer de Mundo Ilusión un parque de referencia pero lo supedita al PAI

Un estudio confirma su viabilidad, aunque las conclusiones definitivas no estarán hasta el verano


El presidente de Mundo Ilusión, Vicente Rambla, y su vicepresidente, Carlos Fabra, en un momento de la reunión del consejo.

El vicepresidente del Consell Vicente Rambla quiso ayer despejar las dudas que, por los retrasos y el silencio, se habían cernido sobre el futuro del parque de ocio Mundo Ilusión y, en el consejo de administración de la sociedad -celebrado en el límite del plazo, fijado para el 31 de marzo, tras un año sin reunirse-, mostró el apoyo «firme» de la Generalitat a un proyecto que comenzó a gestarse en 1999 y del que apenas hay todavía estudios. Eso sí, el responsable autonómico, nombrado ayer presidente del consejo de la entidad en sustitución de Víctor Campos, reiteró en diversas ocasiones que el desarrollo va a depender en todo caso del Programa de Actuación Integrada (PAI) Marina d’Or Golf, todavía en tramitación en la Conselleria de Urbanismo.

La reunión de ayer, además de nombrar a Rambla y reafirmar al presidente provincial, Carlos Fabra, en la vicepresidencia, sirvió, según informaron ambos dirigentes, para dar el visto bueno a los trabajos realizados durante este año, entre los que se encuentra un estudio que, según Fabra, concluye con la viabilidad de la iniciativa. Para el presidente provincial el aprobado ayer es «el único estudio de viabilidad» que ha tenido Mundo Ilusión, a pesar de que las administraciones han encargado en todo el tiempo de gestación y trámite del proyecto tres informes a consultoras de ocio diferentes.

En todo caso, el de ayer es tan sólo una primera parte que tendrá continuidad «antes del verano o durante el verano», una vez la sociedad haya subsanado algunas de las cuestiones fijadas por la consultora, como las alternativas para la entrada de capital público, privado o mixto o la incidencia en el proyecto del PAI Marina d’Or Golf. Sobre la incorporación de capital privado para la construcción y la explotación del parque, Rambla se limitó a remitir a la conclusión del proyecto para estar en condiciones de preguntar «quién está dispuesto a aportar recursos». En todo caso, el vicepresidente del Consell sí hizo mención explícita a la participación de la iniciativa privada en la actuación, a través de fórmulas todavía por definir.

«Estos proyectos grandes cuesta ponerlos en marcha», señaló Carlos Fabra para justificar una tramitación de casi una década, cuyo inicio trató de fechar en 2005, cuando se constituyó la sociedad Mundo Ilusión, seis años después de comenzar a gestarse. El parque de ocio prevé construir, sobre unos terrenos de 800.000 metros cuadrados que debe ceder el urbanizador -Marina d’Or, si bien el presidente de la Diputación matizó que esta firma todavía no es la urbanizadora de los terrenos-, una gran área temática y lúdica en torno al mundo del circo y de la magia.

Respecto a la reunión de ayer, Rambla señaló: «Hemos dado por buenas las actuaciones, que se han centrado en recopilar información de consultoras del sector del ocio para que nos definan cómo pueden ser las características para hacer más viable y atractivo un proyecto de ocio para Castellón». «Estos trabajos –añadió– son los propios preparatorios del proyecto y, por tanto, reiterar la voluntad decisiva del Gobierno de la Generalitat de seguir impulsando esta iniciativa, que está recabando la información suficiente para que, cuando se ponga en marcha con participación de la iniciativa privada, sea un proyecto viable, es decir, que tenga unas dimensiones, un público destinatario concreto y un nivel de oferta determinado».

Para acallar los rumores que ponen en duda el futuro del parque de ocio, Fabra incidió en reiteradas ocasiones en que la primera parte del estudio de viabilidad, por el que se han pagado 40.000 euros, señala que «sí que cabe un parque de ocio» en la ubicación prevista, entre Cabanes y Oropesa. En todo caso, el informe sobre las posibilidades técnicas de la iniciativa no arrojará conclusiones definitivas, a tenor de lo señalado ayer por los dirigentes de la sociedad, hasta el verano.

En alusión a las críticas acerca del gasto que la tramitación de Mundo Ilusión ha supuesto para la Administración pública sin dar todavía frutos, Fabra replicó: «Somos una sociedad nada dispendiadora de fondos públicos, pues tenemos un empleado y los asesoramientos jurídicos que contratamos externamente, por lo que tenemos una sociedad con una capacidad de rentabilidad importante», apuntó.

La agilidad en la tramitación del parque temático va a depender ahora de los tiempos de aprobación del PAI Marina d’Or Golf, que, con el informe favorable de la Confederación Hidrográfica del Júcar, está a la espera de su aprobación.

Fuente: Las Provincias

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: