[Territorio Dinópolis] Estrena su quinto centro en la provincia de Teruel, ‘Mar Nummus’ en Albarracín

El Territorio Dinópolis estrena su quinto centro en la provincia de Teruel, ‘Mar Nummus’ en Albarracín

El Territorio Dinópolis amplía su oferta con una nueva sede en Albarracín. Estas nuevas instalaciones conforman el quinto centro de Dinópolis en la provincia de Teruel, denominado ‘Mar Nummus’, en el que se recreará el proceso de formación de los fósiles.

El centro, inaugurado hoy, se ubica en una parcela de 5.000 metros cuadrados en el paraje natural de Casagrande, al que se accede por la zona del Arrabal de la localidad. Dispone de una superficie construida de 256 metros cuadrados, con una sala de exposición como pieza principal del edificio, además de diferentes dependencias para los servicios complementarios, juegos infantiles y aparcamiento en el exterior.

Sin embargo, lo más llamativo es la impresionante réplica de un Liopleurodón a tamaño real colocada sobre el tejado. Se trata de el mayor depredador conocido: un gigantesco reptil acuático, que vivió en los mares jurásicos, y cuyos dientes –que casi duplicaban en tamaño a los de un Tyrannosaurus rex– le servían para cazar a los animales marinos que convivían con él.

‘Mar Nummus’ muestra al visitante cómo se forma un fósil, una de las herramientas cruciales para que los paleontólogos puedan investigar la vida en el pasado. En este sentido, el municipio turolense de Albarracín, conserva restos fosilizados, ya que su entorno estaba cubierto hace más de ciento cincuenta millones de años por un mar jurásico, el Mar de Tethys, precursor del actual Mediterráneo.

Por ello, una amplia colección de fósiles de los seres que habitaron el citado mar serán algunas de las piezas que se puedan contemplara para quiénes decidan acudir a este centro, pudiendo admirar marcas fosilizadas de animales acuáticos como: los cocodrilos, esponjas, braquiópodos, ammonites, bivalvos, gasterópodos y equinodermos, entre otros.

Además, como curiosidad, en este centro se podrá ver una especie de ammonites, única en el mundo, encontrada en Albarracín y denominada Albarracinites albarracinensis.

La inversión para la construcción y equipamiento de estas instalaciones, cuyas obras comenzaron en septiembre del año 2007, que asciende a 900.000 euros, aportados por el Instituto Aragonés de Fomento (IAF).

Desde que abrió sus puertas, hace ahora siete años, el primero de los centros de Dinópolis Teruel, 1.200.000 personas han visitado las diferentes dependencias de Territorio Dinópolis, que se hace más grande con la apertura de ‘Mar Nummus’. Esta sede de Albarracín se suma a los otros cuatro innovadores museos que ya funcionan en otras localidades de la provincia: Inhóspitak (desde 2003) en Peñarroya de Tastavins, Legendark (2003) en Galve, Región Ambarina (2004) en Rubielos de Mora y Bosque Pétreo (2006) en Castellote.

Fuente: Europa Press

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: