[Parques Reunidos] Una de las empresas interesadas en Isla Mágica dirige su inversión a EE.UU.

10 julio, 2008 0 Por Benic85

Una de las empresas interesadas en Isla Mágica dirige su inversión a EE.UU.

J. J. B. SEVILLA

La compañía Parques Reunidos, especializada en la gestión de parques ocio e inmersa desde hace seis años en la negociación para hacerse con la gestión de Isla Mágica, ha anunciado la compra de la norteamericana Kennywood Entertaiment con cinco parques de referencia en el sector en Estados Unidos.

Con esta adquisición, Parques Reunidos confirma su interés por el mercado norteamericano y eleva a 67 centros el número de instalaciones que regenta en España, Bélgica, Noruega, Dinamarca, Francia, Reino Unido, Argentina y ahora Estados Unidos.

En España, la compañía gestiona el Parque de Atracciones y el Zoo Acuarium de Madrid, el Oceanográfico de Valencia, los parques Selwo de Málaga y el teleférico de Benalmádena, así como cinco parques Aquópolis.

Desde 2002, esta compañía de referencia en el sector se interesó por la gestión de Isla Mágica. El entonces director de explotación del grupo, Javier Colldefors, confiaba en la viabilidad del parque sevillano a pesar de que en aquella fecha acumulaba unos 50 millones de euros de pérdidas y no superabas los 750.00 visitantes al año. La empresa estudió las características de Isla Mágica y consideraba que «en su realidad» era viable siempre que se incrementara su número de atracciones, rompiera la estacionalidad y mejorara su oferta nocturna.

Cinco años después ya una vez resuelto el convenio de acreedores y asegurada la pervivencia del parque sevillano, Parques Reunidos insistía en su interés. En declaraciones a ABC, su director de Desarrollo y Negocios en febrero de 2007, Lamberto Fresnillo, confirmaba el interés por Isla Mágica al cumplir los requisitos de ser un producto atractivo y actualizado, de prestigio y reputación en el mercado y dotado de experiencia en su gestión.

En todo caso, el interés de Parques Reunidos no se consolidó en una oferta de compra, al no acudir al concurso para la adjudicación del contrato de explotación del parque que recientemente ha quedado desierto por falta de concurrentes. En su día la empresa ya advirtió que no eran constructores ni tenían interés por el negocio inmobiliario, que pretendía exclusivamente la explotación del parque. Ello hizo que se especulara con la posibilidad de que hubiera alcanzado acuerdos con otros grupos para asegurarse la explotación tras la resolucióndel concurso, en el que inicialmente parecía más interesada la unión de empresas Martín Casillas en Inverco Ibérica. Sin embargo, fuentes de Parques Reunidos han descartado pronunciarse sobre cual es su interés actual por Isla Mágica en un momento crucial para el parque temático sevillano, cuando la Consejería de Economía y Hacienda ha anunciado que convocará una segunda licitación pública con una modificación de los términos fijados en la primera versión del concurso.

El concurso de explotación de Isla Mágica obedece al acuerdo alcanzado entre la Junta, —propietaria de los suelos junto a la Agencia Estatal de Gestión de Activos (Agesa)—, y los principales accionistas, las cajas de ahorro Cajasol y Unicaja, al objeto de resolver la concesión administrativa de la que ambas gozaban en cuanto a la explotación del negocio. El concurso que ha quedado desierto ofertaba una concesión administrativa para la explotación de Isla Mágica por un periodo de 50 años estipulando un canon de 226.973 euros entre el primer y el séptimo año que se elevaba a 983.061 a partir del octavo año en función de los derechos adquiridos por el adjudicatario para edificar hasta 45.407 metros cuadrados en el recinto, en el que 226.973 metros cuadrados se verán afectados por esta concesión administrativa. A estas cuantías se debían sumar 100.000 euros por el arrendamiento del pabellón de España a Agesa y un tercer canon por la explotación de una parcela actualmente destinada a aparcamientos. Esta última cuantía se reduce a 3.966 euros entre los años primero y quinto, pero asciende a 257.612 euros a partir del año sexto.

El nuevo adjudicatario estaría obligado a mantener la actividad en el parque y los actuales puestos de empleo asumiendo también la deuda contraída por Isla Mágica en conceptos de cánones, Impuestos de Bienes Inmuebles y la remuneración a los antetiores accionistas de los activos generados; esto es, la parte no amortizada de los bienes inmuebles o la compraventa de los bienes muebles hasta 37 millones de euros.

Fuente: ABC.es