[Parque Warner] Entrevista a Juan José de Torres en La Gaceta.es

30 agosto, 2008 0 Por Benic85

Juan José de Torres: «El parque Warner no es un merendero»

El director general del Parque Warner afirma que «son los políticos los que están disfrazados y no Piolín, Bugs Bunny o Scoby Dooo…»

Lo sorprendemos delante del ordenador (“lo que menos me gusta hacer”, reconoce luego) consultando la cifra de visitantes del parque Warner en tiempo real igual que un broker vigila su cartera de valores. “Hoy, nos vamos a ir contentos a la cama, hay 9.000 personas ahí fuera”. No es un ejecutivo al uso: “No me he puesto la corbata desde que llegué”. Reconoce sentirse a gusto en el mundo de la farándula y explotando todos sus hobbies (pinta, toca la guitarra eléctrica…). “No me importaría vivir del cuento”, llega a decir. Podía haber muerto de éxito en su tierra (Valencia, 1955, con dos hijos) como director del Oceanográfico, pero él mismo pidió cambiar de aires y dirigir un parque de ocio que no había pisado antes.

¿Cómo se atrevió?
Hice el plan director del Oceanográfico, lo abrimos, fue emocionante y lo dirigí cinco años, pero estaba un poco cansadito de vivir rodeado de peces… y de políticos.

¿Y el cambio de Valencia a Madrid?
Madrid es para mí entrañable. Me encantan las ciudades impersonales, en las que puedo llevar mi desarraigo como bandera.

¿Qué fue lo que más le sorprendió?
Llegué con la sana intención de hacer rentable este parque. Mi sorpresa es haber encontrado el parque con más potencial de los que conozco en este país. Me parece grandioso, vivo, con una marca única y con una imagen por desarrollar.

Vale, le compramos la moto. Entonces, ¿cómo se explica que no haya sido rentable antes?
No quiero juzgar el trabajo de anteriores gestores. Prefiero pensar en los 1.200.000 visitantes de este año. Sí es cierto que los parques que funcionan bien suelen ser privados y los que funcionan mal, públicos.

¿Van a crecer con la crisis?
Todos entendemos que la crisis existe, ¿no? La diferencia está en cómo afrontarla. Invertiremos en nuevas atracciones y espectáculos. No queremos adoptar un punto de vista defensivo, que es lo que se suele hacer, sino atacante.

¿Una huida hacia delante entonces?
No, no, nada de huir. Una ida. Sin la u ni la h.

¿En qué se concreta?
En hacer que el parque siga creciendo, atrayendo a un público aún más familiar. También se va a invertir en el exterior, hay que urbanizar la zona con centros comerciales… El parque ya no será una isla en mitad del campo.

¿Se le sigue quejando la gente por no poder meter comida en el parque?
Eso se ha entendido mal. Esto no es un merendero. Tampoco te dejan llevar comida al restaurante Zalacaín. Hay gente que querría venir hasta con la nevera…

¿No es demasiado americano todo esto?
Quizá fue uno de los problemas al principio. No entendieron la idiosincrasia local.

Se ha traído a Yogui y a Buba… ¿Un capricho?
Yo me he criado con personajes Warner. Son mucho más divertidos y menos cursis que otros que me aburren sobremanera. Además, siempre acaban matando al padre o a la madre… Recuerdo a mi hijo llorando en el cine: “¿Y por qué se han cargado a la madre de Bambi?”

¿Qué haría entonces si se enterase de que el Pato Lucas tiene algo con Daisy?
Sería imposible. No se entenderían, hablan lenguajes diferentes.

¿Y con qué personajes relacionaría a Zapatero y Rajoy?
¡Con ninguno! Son muy sosos los dos. Si estos personajes son divertidos y estupendos y dicen la verdad siempre, ¿cómo los vamos a relacionar con ese otro mundo? En general, los políticos sólo piensan en disfrazar las cosas para que no parezca que han dicho lo que han dicho…

¿Son ellos entonces los que van disfrazados?
Claro, son los políticos los que están disfrazados y no Piolín, Bugs Bunny o Scoby Doo… Yo no entiendo eso de que haya cosas que sean políticamente correctas o incorrectas. Yo sé cuándo hago una cosa bien y cuándo la hago mal, pero no si es políticamente correcta o incorrecta. La verdad, me entiendo mucho mejor con el Pato Lucas o Bugs Bunny que con cualquier político en general.

¿Y qué hay que hacer para ser admitido en este club?
En el currículum debe poner: “Soy un gran sonreidor. Y cuando estoy cabreado sonrío muchísimo mejor”. Aquí viene la gente a pasárselo bien.

Aunque dejó sus estudios de psicología, ¿le gusta infiltrarse entre el público para ver cómo reacciona?
Estudié algo de psicología, pero es una ciencia de la que no me creo nada.

¿A quién dejaría un rato colgado de una montaña rusa?
Bueno, hay gente que se alquila el parque a puerta cerrada para estar dos horas dando vueltas sin parar en una única montaña rusa. Se vienen de Estados Unidos, hacen ese desafío y se vuelven. La experiencia es única para ellos…

¿Tiene algún superhéroe de cabecera?
Pues aunque estén aquí Superman y Batman, me parecen unos superhéroes demasiado lejanos y también tienen sus problemas. Me gusta más James Bond. Me encantaría que estuviera por aquí.

Fuente: La Gaceta.es