[Ciudad del Cine de Cantabria] Aspectos esenciales del proyecto

Aspectos esenciales del proyecto de la ciudad del cine

18.09.2008 –
JOSÉ CHAUFFLEUR BUENANTE ANTONIO PALOMINO BUENO

El objeto de este artículo no es otro que dar a conocer a la opinión pública de Cantabria algunas cuestiones esenciales del Proyecto de la Ciudad del Cine y las Artes de Cantabria, desarrollado por la Corporación americana VFM Investments Group, junto a diversas empresas cántabras, conscientes de la expectación generada por un proyecto de magnitud internacional que marcará un antes y un después en el desarrollo económico, social y cultural de esta Comunidad. El proyecto se enmarca en una de las Actuaciones lntegrales Estratégicas Ambientales definidas en el Plan de Ordenación del Litoral (P.O.L.), aprobado en la Ley de Cantabria 2/2004. El Plan de Ordenación del Litoral define el área de Actuación Estratégica Ambiental de las Canteras de Cuchía que, por su importancia y claridad, transcribimos a continuación como sigue: «El área de Actuación integral Estratégica delimitada sobre las Canteras de Cuchía se encuentra enclavada entre estuarios y sistemas dunares, unidades territoriales de gran valor ambiental. Sin embargo, las actividades mineras de explotación de dolomías, junto con la reciente presión urbanística sobre esta zona han influido negativamente sobre dichos valores». El mencionado proyecto se ha realizado siguiendo estrictamente las directrices marcadas tanto en el Estudio Medioambiental sobre Usos Compatibles redactado por el Gobierno de Cantabria como en los principios expresados en el Plan de Ordenación del Litoral de Cantabria, la Ley de Costas, así como también en la Ley de Ordenación y Régimen Urbanístico del Suelo de Cantabria de 2001. Siendo conscientes de las necesidades de adaptación que la gestión de este tipo de usos requieren, dichos criterios legales y técnicos han sido rigurosamente respetados, pues creemos firmemente en la bondad funcional de los mismos, incidiendo especialmente en la regeneración e integración ambiental así como en la rigurosa necesidad de dinamización de los espacios que permitan un funcionamiento abierto al público de las diferentes actividades contempladas en el mismo. El proyecto de la Ciudad del Cine y las Artes de Cantabria propone la ocupación de las canteras de Cuchía (Miengo) por medio de la implantación de una colección de usos culturales y de ocio, además de la rehabilitación del lugar, restituyendo así los valores medioambientales y naturales desgraciadamente perdidos por la acción de la explotación minera. Como lo expresa la Ley del P.O.L., las canteras de Cuchía no sólo han perdido su geomorfología original, sino también han sufrido distintas manipulaciones por la intervención del hombre. La explotación minera del terreno también ha borrado las posibles referencias emotivas que antaño la ligaban a la memoria colectiva. El emplazamiento de la Ciudad del Cine y las Artes de Cantabria en este entorno nos ha llevado a plantear, pues, una intervención absolutamente responsable -lejos de todo intento de desarrollo urbanístico de carácter especulativo- y cimentada sobre una propuesta seria que se integra en el paisaje a través de las siguientes actuaciones:

1. Protección y consolidación de los valores ambientales y naturales propios del entorno siguiendo las directrices definidas en el «Diagnostico Ambiental» encargado por el Gobierno de Cantabria.

2. Decidida regeneración del perfil geomorfológico de la ubicación del proyecto, a través de soluciones viables de naturaleza arquitectónica, paisajística y de adecuación del terreno.

3. Plena potenciación de las zonas verdes que rodearán los usos compatibles del proyecto, con una diferenciación paisajística de los distintos ecosistemas que lo constituyen, lo que permitirá crear lugares para el disfrute del espacio exterior, como elemento de presencia gravitatoria que focaliza y dirige nuestras miradas hacia el paisaje circundante.

4. Minimización del impacto visual, diluyendo las fronteras entre la edificación y el paisaje por medio de soluciones que huyen de la arquitectura del espacio cartesiano a través de posturas organicistas, para adentrarse en una construcción que se amolda al espacio más tectónico y geomorfológico. De este modo, la arquitectura se integra plenamente en el paisaje, difuminando así las fronteras existentes entre ambos, con edificaciones que se amoldan al espacio exterior y, además, con la dotación de amplias zonas verdes que se superponen a la propia arquitectura.

5. La ordenación del conjunto resultante deberá valorarse como un paisaje, haciéndolo compatible con el desarrollo social, económico, lúdico y cultural de la Región dentro del marco definido por un esmerado respeto medioambiental.

6. El proyecto nace con vocación internacional y global a partir de la propia idiosincrasia local y con una personalidad propia. Así, pues, éste se convertirá en un hito arquitectónico, precisamente por sus soluciones integradoras, funcionales y globales y no por la creación de meros edificios-objeto sin conexión con el resto del entorno.

7. Proponemos una arquitectura ecológica, sostenible, consciente y respetuosa con la regeneración de un espacio exterior que ha sido vaciado artificialmente, transformado y dañado como consecuencia de una actividad minera centenaria. A tales fines, se aplicarán los sistemas tradicionales de regeneración de canteras que consisten, básicamente, en la aportación de tierras para permitir el crecimiento de especies vegetales y la colonización de diversas especies animales, con el objetivo de regenerar el medio natural.

8. Así mismo, proponemos una arquitectura caracterizada por una elevada calidad, positiva, fluida, dinámica y comprometida con su medio natural, rural y urbano, que sea capaz de favorecer un mejor entendimiento y una plena potenciación del lugar a través de una intervención absolutamente responsable.

9. Proponemos la implantación y distribución de los usos compatibles de forma racional y más flexible por medio de un extenso programa de actividades -con una gran diversidad de acciones e interacciones-, minimizando el impacto visual, acústico y medioambiental de un lugar llamado a ser en el futuro próximo una referencia del Ocio y la Cultura tanto a nivel nacional como internacional.

10. Pretendemos construir un espacio con un gran poder de convocatoria, es decir, un lugar en donde acudir, disfrutar, respirar, etc., referenciado a la Región de Cantabria, en primer lugar, al entorno rural y urbano de la comarca, en segundo, y, por último, al carácter original del «vaso» de la cantera -herida provocada en el territorio por la actividad minera-, no ocultándola sino reforzando sus valores plásticos y asumiendo los tradicionales procedimientos de regeneración de estos parajes artificiales para construir nuestro proyecto de usos compatibles en este entorno privilegiado.

Como se deduce de todo lo expuesto, el proyecto de la Ciudad del Cine y las Artes de Cantabria renuncia expresamente al concepto tradicional de parque temático que todos conocemos, a través de la presentación de una propuesta respetuosa y comprometida con el medio ambiente, de alta calidad, reflexiva, racional y que aporta nuevas soluciones a aquellas naturales exigencias que demanda nuestra sociedad. En ese sentido, la postura responsable mostrada por el Gobierno de Cantabria durante la tramitación del expediente del presente proyecto ha constituido el marco definitorio -con referencia estricta a las actuales regulaciones legales tanto técnicas como medioambientales- de su alcance general y delineamientos técnicos, aspectos a los que sus promotores han respondido con absoluto rigor, conformidad y responsabilidad.

José Chauffleur Buenante VFM Investments Group for Europe, S.L.

Antonio Palomino Bueno es Miembro del Equipo de Arquitectos Redactores del proyecto.

Fuente: El Diario Montañés

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: