[Terra Mítica] El director dimite por sus discrepancias con el Consell

El director de Terra Mítica dimite por sus discrepancias con el Consell

Fitzgerald firma su renuncia por carta desde EE UU

A. B. / S. N. – Alicante – 10/03/2009

John Fitzgerald, director general del parque temático Terra Mítica de Benidorm desde octubre de 2001, ha presentado su dimisión ante la escalada de la deuda del complejo lúdico y la falta de apoyo de la Generalitat (primer accionista del parque junto con Bancaixa y la CAM) para ejecutar nuevas inversiones. Fitzgerald ha materializado su renuncia con un escrito remitido al consejo de administración de la empresa desde el extranjero. El ejecutivo norteamericano hace un mes que salió de Benidorm.

La dimisión de Fitzgerald, pese a sus conocidas diferencias con el vicepresidente del Consell, Gerardo Camps, a la hora de tomar medidas para reactivar el parque ha cogido por sorpresa a los miembros del consejo de administración. «No sabía nada», dijo un destacado representante del órgano. La dirección del parque ha convocado para el jueves una reunión del consejo de administración para analizar la salida del gestor norteamericano.

El parque temático de Benidorm, una apuesta personal del ex presidente del Consell, Eduardo Zaplana, como reclamo para incentivar el sector turístico, abrió sus puertas en 2000. Las cuentas del parque siempre han estado en números rojos. En los primeros cuatro primeros años de funcionamiento llegó a acumular hasta un pasivo de 218 millones, extremo que llevó al consejo a presentar suspensión de pagos. La medida se levantó un año después, merced a la venta de sus terrenos de expansión que permitió pagar a los a acreedores.

El complejo cerró con superávit sus cuentas de explotación en los ejercicios 2006 y 2007, en concreto con un beneficio operativo de 1,6 millones. Aunque su deuda a largo plazo aún era de 22 millones de euros. Aunque el consejo no ha presentado aún el balance del ejercicio de 2008, fuentes próximas a la dirección señalan que en ese año el parque ha perdido otros 12 millones de euros.

Fitzgerald ha intentado frenar la sangría económica de la empresa a base de abrir el parque temático a otras actividades (bodas, comuniones y zonas de acceso gratuito) ante la reticencia del Consell a invertir en nuevas atracciones.

El choque con el Ejecutivo valenciano, que preside Francisco Camps, y el hecho de que el consejo de administración haya impuesto un «responsable financiero» en la sombra para fiscalizar su gestión y la marginación de Terra Mítica con motivo de la celebración Copa David, han sido los factores clave en la dimisión de Fitzgerald. Pero por encima de todos, la razón última es el desfondamiento económico del complejo que, tras dos años en los que parecía haber superado la situación, entró el año pasado de nuevo en números rojos, con unas pérdidas cercanas a los 12 millones de euros. Todo ello a la espera del balance oficial que presente el consejo de administración antes del próximo día 30.

La dirección de parque confirmó la salida de Fitzgerald, sin precisar más detalles que comunicaría en una nota oficial. En ella, se limitaba a agradecer el rabajo del directivo y aprovechaba para señalar respecto al futuro del arque: «Hay hay elaborado un plan de negocio por el que se debe regir la sociedad, pero que evidentemente habrá que actualizar ante la variación de todos los indicadores macroeconómicos».

El diputado socialista José Camarasa exigió ayer al vicepresidente económico del Consell, Gerardo Camps, «una explicación clara y consistente de la situación del parque». «El parque está descabezado, porque la persona que vino a salvarlo se ha ido y necesita seguir redimensionándose», prosiguió el portavoz socialista. Para Camarasa, las promesas de Gerardo Camps sobre la viabilidad de Terra Mítica en las actuales condiciones han durado «menos que un merengue a la puerta de un colegio». «Pedimos una respuesta inmediata», prosiguió Camarasa, «el día 26 tiene prevista una comparecencia y esperamos explicaciones de las razones por las cuales Terra Mítica vuelve a estar en una situación delicadísima. La viabilidad del parque y de los puestos de trabajo son para el PSPV lo más importante y queremos que Camps se comprometa».

Camarasa lamentó que Terra Mítica vuelva a encontrarse en una situación tan delicada después de haber vendido los terrenos de ampliación y renegociado la deuda. Y recordó que en uno de los informes se recomendaba reconvertir Terra Mítica de parque temático a parque de atracciones.

John Fitzgerald se va sin dejar ni un solo amigo en Benidorm, aunque alguien pueda pensar que estuvo cerca de serlo. Algunos de los que mejor creían conocerlo llevaban semanas sin hablar con él. Persona reservada, calificada como «rara» por el empresariado local, era un enamorado de la costa alicantina, aunque no pensara lo mismo de sus gentes. El comentario de Toni Mayor, presidente de los hoteleros de Benidorm, certifica esa opinión: «Siempre ha sido muy cerrado a la colaboración con la ciudad. Nunca entendió que Terra Mítica debía integrarse en Benidorm y no al revés. Ha ido por libre en la coordinación de las acciones del parque con las 30.000 camas que tenemos».

Fuente: El Pais

Un simpatizante del PSOE al que trajo el PP

J. F. El 20 de agosto de 2008, John Fitzgerald (Nueva York, 1964) concedía por primera vez desde su nombramiento cinco años atrás una entrevista a un periódico. A éste. Levantada la suspensión de pagos que a punto estuvo de costarle la quiebra al proyecto insignia del zaplanismo, los afines de quien dio nombre al movimiento dentro del PP se desayunaron con varias perlas del entonces director general: «Terra Mítica no es un foco de corrupción desde que yo lo dirijo; antes de mí, no pongo la mano en el fuego». O este otro: «Al principio, bajo supervisión de Zaplana, el parque sufrió defectos de diseño que ya están solucionados».

José Joaquín Ripoll, presidente provincial del PP y ariete del zaplanismo, no dejó pasar ni 24 horas para contestarle de manera furibunda y aludir, incluso, a la vida privada del norteamericano. Los políticos perdonan, pero no olvidan.

Fitzgerald entró en Terra Mítica como director de operaciones -un cargo secundario- cuando la Generalitat, que ni siquiera es accionista mayoritario, controlaba el parque a su antojo. Dimitido el director general de entonces -Miguel Navarro, otro zaplanista por obligación-, Fitzgerald ocupó su puesto con todas las bendiciones del Consell, quizá ignorando su convencido apoyo al Partido Demócrata norteamericano, sus graduaciones en Ciencias Políticas y Economía y su pasado militar, un perfil muy alejado de «l’homme parfait» que Zaplana exigía entonces, es decir, «ni tan torpe como mi rival ni tan listo como yo».

Apenas unos días después de aquella entrevista y de la contundente respuesta de Ripoll, John Fitzgerald permitía que el PSPV reservara Terra Mítica para celebrar un multitudinario acto con militantes. No sólo lo permitió, sino que fue él quien lo propuso a su amigo y entonces líder de los socialistas valencianos, Joan Ignasi Pla. Un colocado por el zaplanismo amigo de los socialistas; mala cosa, baby.

A partir de aquella diatriba agosteña, el directivo ya no ocultó sus simpatías por el proyecto de Pla. Era frecuente verle acompañado de José María Pajín o del ex alcalde de Finestrat, el también socialista Miguel Llorca; o de unirse sentimentalmente con todo orgullo a una dirigente del PSOE de la Marina Baixa. Intentó llevar a la política valenciana el «freedom for America», consciente de que la política de este lado de Europa no entiende de ciertas relaciones de amistad. Sus argumentos, muchas veces explicados a su círculo de amigos, se reducían a aseverar: «si he sacado a parque de la ruina, nada tienen que reprocharme».

Se equivocó. Se ha ido por la puerta de atrás, dejando que la especulación dé pábulo a toda suerte de aseveraciones y, ahora sí, cuestionado por su gestión económica por aquellos mismos que votaron por unanimidad las propuestas que llevaba a los consejos de administración. Mala cosa ha hecho al desaparecer sin rendir cuentas. Esa decisión, aquí y en América, sólo puede considerarse una torpeza.

Fuente: Diario Información

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: