[Diario de Viaje] #AventuraEuropea2014: Día 2 – Disneyland París (10/07/14)

8h14

De camino a Disneyland París, montado en el RER A que tantas veces tuve que coger cuando vivía aquí…

Es una sensación extraña, es como volver a casa después de un largo viaje: todo sigue igual, a pesar de haber pasado casi dos años…

El día de ayer terminó lloviendo, como no podía ser de otra forma, pero mi amigo me llevó a una coctelería muy curiosa, con cócteles que nunca había visto, y después, a un restaurante hetero-friendly.


La velada estuvo muy bien, con buena compañía y conversación aunque al volver al apartamento tuve problemas para dormir, por el resfriado y haber pasado todo el día bajo la lluvia, así que, como la propietaria del apartamento estaba viendo el fútbol (si, aunque parezca mentira, una china viendo el fútbol), me enteré de la victoria de Argentina en semifinales.

Esta mañana me ha costado levantarme, cuando el despertador ha sonado a las 7h30, pero toca descubrir Ratatouille y el resto de pequeñas novedades.

Próxima parada Disneyland

Próxima parada Disneyland

14h13

Llega el momento de descansar un poco con las estupendas vistas que ofrece la segunda planta de “The Earl of Sandwich”, uno de los mejores restaurantes que uno puede encontrarse en Disneyland París: buenas vistas, una muy buena relación calidad-precio, pocas colas y un ambiente relajado, ¡a un paso de los parques!

Realmente vale la pena degustar sus deliciosos bocadillos frente a la comida pre-cocinada y de baja calidad de los parques.

Al final llegué antes de lo previsto a Disneyland París, así que aproveché para buscar un restaurante donde desayunar en el Disney Village, ya que los Walt Disney Studios estaban cerrados, eran las 9h00.

Por desgracia, el Disney Village tiene poca oferta de restauración y a esas horas sólo estaban aabiertos el Starbucks y el McDonald’s, el Café Mickey no lo cuento porque es prohibitivo y hay que reservar con tiempo.

Así que no me quedó otra que pasar por el aro de los prohibitivos precios del Starbucks, que además tienen el sobrecargo de estar en Disney, ya que en París es un poco más barato.

 

Como veía que ya pasaban veinte minutos de las nueve, cogí el café y me dirigí al Walt Disney Studios para esperar el momento de apertura, y en efecto, cuando llegué ya habían abierto.

Plano Disneyland Paris

Plano Disneyland Paris

Lo primero… ¡dirección Ratatouille!!

Al llegar a Toon Studios veo una larga cola, así que pensando que era para Crush Coaster continúo, pero al poco descubro que no, que era la cola de Ratatouille…

Así que rápidamente dí media vuelta y me puse en la cola que a los pocos minutos llegaba al Hollywood Boulevard.

De hecho, había tanta cola porque estaba cerrado el acceso al área, debido a que iban a hacer una pequeña ceremonia.

Al poco, la cola empezó a moverse y a pocos metros de la entrada del área cortaron la cola, lo cual hizo que, debido a la desorganización, en parte de los Cast Members, esa fila ordenada se convirtiera en una enorme masa de gente y me temía lo peor, me había quedado a escasos 5 metros de haber podido pasar a la ceremonia…

Caos generado

Caos generado

¡Pero no! La suerte me sonrió y dejaron pasar a otro grupo de personas entre los cuáles me encontraba.

Dentro del área, la Place de Rémy estaba ya abarrotada debido a los medios, invitados y visitantes, lo que, unido a la numerosa presencia de paraguas, hizo difícil ver la ceremonia en condiciones.

Fue una ceremonia relativamente corta, con representantes del parque y del sector público dando discursos, alguno de ellos excesivamente largo, lo que puso a prueba la paciencia de los asistentes impacientes de probar la nueva atracción.

Para el corte de la cinta volvió a ser el encargado Rémy, como en el evento para los medios, e inmediatamente se abrieron las puertas de la atracción y una enorme marea de gente se dirigió a ella.

En ese momento aproveché para meterme por la Single Rider, aunque no fui el único, ¡estaba llena! Por suerte es una cola bastante corta y a mitad, más o menos, llegas a una pequeña sala que imita los tejados de París y donde Gusteau cobra vida en una especie de Pre-show. El efecto está muy conseguido y la distribución de la sala permite ver a Gusteau desde cualquiera de las colas (Fastpass, Single Rider y normal). Poco después te dan las gafas 3D y por fin llegué a la estación de embarque, tras “sólo” 30 minutos de espera.

La estación sorprende por su tamaño y decoración, y es una delicia ver cómo aparecen los vagones-ratas deslizándose como si bailaran un vals.

Una vez embarcados, la atracción comienza con un pequeño baile de los vehículos en la misma estación, ambientada en los tejados de París, que junto a la música de la película, permiten que el visitante suelte su primer “waouhh”.

A partir de ahí comienza la sucesión de escenas entre pantallas y decorados con los movimientos de los vehículos, los cuales tienen la función de realizar pequeños movimientos similares a los de un simulador, para hacer más realista el efecto 3D y la inmersión.

Al final, la estación de desembarque se encuentra junto al restaurante con espectaculares vistas del mismo.

La primera impresión de la atracción es más positiva de lo esperado, ante las críticas leídas, aunque con la inversión que ha requerido podía haber sido mejor…

El problema principal es que nuestro campo de visión es mayor que el tamaño de las pantallas, por lo que se ven los bordes en negro de las mismas, que no han sido disimulados, y en especial el suelo, que contrasta su lado aséptico con lo visto en las proyecciones. También es destacable que la atracción es muy familiar, por lo que los movimientos llegan a ser excesivamente suaves y a veces no te permiten sumergirte en la acción que estás viendo proyectada. Pero, en definitiva, es una buena atracción y un añadido muy necesario a un parque que lo necesitaba.

Al salir de la atracción nos obligaban a salir del área, ya que aún no estaba “abierta”, así que aproveché para buscar a una ex compañera de trabajo, ¡y la encontré!

 

Estuvimos charlando un rato y poniéndonos al día, recordándome los buenos momentos pasados trabajando en Disneyland París.

Tras esa pequeña pausa, volví al área de Ratatouille para sacar un Fastpass, pero a pesar de faltar unos minutos para las 11h30, éstos ya se habían agotado y la cola invadía media plaza con los CMs avisando de que habían más de 3 hora de espera…

Viendo el panorama y que el parque cierra a las 21h00, decidí ir al otro parque y aprovechar las rebajas, ya que dentro de poco seré tío.

En eso, hicieron la nueva animación de bienvenida al verano en Main Street USA, una alegre animación que habla de las bondades de un verano que parece no haber llegado…

Tras las compras, aproveché para sacar un FP de Big Thunder Mountain, el cual era para sólo 30 min. más tarde, por lo que, para hacer tiempo, monté en Phantom Manor.

Phantom Manor sigue siendo una buena Dark Ride, aunque es cierto que necesita una actualización, especialmente tecnológica.

Por su parte, BTM sigue tan divertida como siempre y la mayoría de efectos funcionaba, cosa rara, lo que le da un ambiente muy especial.

Tras la intensa mañana tocaba comer y descansar un poco… ¡y aquí estoy!

Ahora, de vuelta a los Studios…

00h25

Sentado en el RER A, tras un largo y agotador día, esperando que salga en dirección a París.

Tras la comida he vuelto a los WDS, ya que quería aprovechar el descuento CM de una amiga, y porque, a pesar de lo feo que es el parque, sus atracciones son muy buenas por lo general, y las prefiero a las del Disneyland Park. Además, a partir de las 16h00 mucha gente se va al otro parque para ver la cabalgata y quedarse allí, por lo que las colas descienden mucho.

Tras hacer las compras lo primero ha sido mirar el panel de los tiempos, y como he visto que en Rock’n’Roller Coaster aún se podía conseguir FastPass he ido directo. No había apenas cola, pero con el FP es más rápido y en esa media hora he aprovechado para dar una vuelta al parque, especialmente a la nueva área.

 

De vuelta a R’n’R Coaster, tengo que reconocer que es una de mis atracciones favoritas del resort, especialmente su sección de lanzamiento, y aunque luego se vuelva más aburrida, los juegos de luces y la música le dan un carácter especial.

A la salida, de regreso a Ratatouille, aunque de camino, viendo que no había apenas cola en el panel de la entrada, entré en RC Racer, y en efecto, en Single Rider sólo había una persona delante de mí.

RC Racer es un Half-Pipe de Intamin que ofrece unas sensaciones bastante fuertes para un parque Disney, pero tiene el problema de que el ciclo es demasiado corto ya que sólo llega a subir a lo más alto una vez.

El área de Toy Story Playland es muy inmersiva y bonita, aunque en momentos de fuerte afluencia llega a ser agobiante, pero todas sus atracciones padecen el mismo problema, una capacidad horaria indigna para un parque Disney, generando largas esperas.

De vuelta a Ratatouille, justo cuando me asomé a la fila Single Rider y estaba dudando de si volver más tarde, una CM me cogió y me dio la tarjeta que usan para controlar los tiempos de espera, así que no tenía escapatoria… He ido decenas de veces al parque y nunca me había tocado hasta hoy y encima en Ratatouille.

Esta segunda vez aproveché para fijarme más en los detalles de la atracción y el ambiente en general.

 

Tras Ratatouille tocaba hacer otra de mis atracciones favoritas, Crush Coaster, y aunque ponía que había 45 min. en Single Rider me animé a hacerla, total, eso es muy poco para esa atracción.

Al final resulto que sólo había 5 personas delante de mí, por lo que no esperé ni 5 min., así que me propuse repetir pero justo cuando salía vi que se había llenado la cola…

A pesar de tener el recorrido estándar de las Spinning de Maurer, es un modelo de montaña rusa muy bueno, y la combinación de parte Dark Ride con zona oscura hace que se amplifique el desconcierto al no saber por dónde va la vía, aumentando así las sensaciones.

Tras vivir varias emociones, tocaba un poco de relax en Cinemagique, una atracción muy buena que hace las delicias de los cinéfilos, aunque el problema de ser una proyección es que necesita ser renovada constantemente para que mantenga su atractivo.

Justo enfrente está la Tower of Terror, así que le tocó su turno, con una cola de unos 15 min.

Qué decir de esta atracción, una de las mejores atracciones Disney que combina sensaciones con historia y efectos especiales.

 

A la salida, tenía un poco de hambre, así que volví al Earl of Sandwich a por otro bocadillo, así hacía tiempo antes de volver a los WDS que en su última hora suelen estar vacíos.

Sobre las 20h00 estaba de vuelta a los WDS y fui directo a probar por tercera y última vez Ratatouille.

Al llegar allí me encontré que la fila Single Rider salía del edificio, así que me iba atocar esperar bastante… pero justo en ese momento vi que una amiga que tenía de cuando trabajaba en Disneyland era CM de esa atracción y al saludarla, sin decirle nada, me ofreció colarme por la fila FP… ¡Obviamente no lo rechacé! Así que gracias a ella enseguida pude montar, y esta vez delante, para ver si las sensaciones cambiaban.

DSC00973

En efecto, el estar en primera fila hace que estés más próximo a la pantalla y no veas sus extremos, logrando una mayor inmersión. Además, Ratatouille tiene la particularidad de que sus vehículos no van guiados por vía y su recorrido parece que depende de la situación de los otros vehículos (siempre son lanzados tres a la vez), por lo que puedes encontrarte viajes en los que te tocan pantallas diferentes e incluso vagones curiosos que se meten por los recovecos, como fue el caso de mi tercera vez, permitiendo que cada viaje tenga sus matices y pequeñas diferencias.

Con ese último viaje ya estaba más que saciado de WDS y novedad, así que tocaba saltar al otro parque y hacer al menos un Space Mountain antes de ver Dreams!

 

Space Mountain sigue tan brusca como siempre, e incluso sería interesante un cambio de la tematización como comentaba un rumor, pero lo que me sorprendió fue el buen estado de mantenimiento de la atracción, incluyendo los efectos del caños, como el humo, que era muy caro de ver en los últimos años.

Sin embargo, ese sentimiento de una mejora sustancial en el mantenimiento no se redujo a una sola atracción, si no que era palpable en todo el parque, descubriendo efectos y detalles que desconocía, y que no estaban en funcionamiento hace 2 años, en el 20 aniversario del parque.

So nota que las quejas de los fans, que saltaron a los medios de comunicación, han surtido efecto…

(“En busca de la amiga perdida”)

La amiga que me había colado nen Ratatouille me había comentado que otra amiga a la que le tengo mucho aprecio y que incluso fue compañera de piso trabajaba en Fantasyland de operadora de atracciones, por lo que me fui a  buscarla.

Tras dar una vuelta por las atracciones buscándola acabé en It’s a Small World, ya que no había cola y era más fácil preguntar a un CM, pero claro, tenía que montarme…

Allí pregunté a una chica y me dijo que creía que una chica que se llamaba así trabajaba en Peter Pan, así que allá que me fui, y al preguntar en la entrada, efectivamente trabajaba allí, pero hoy libraba… Mi gozo en un pozo…

Ya que estaba allí aproveché para hacer un Peter Pan seguido de un Piratas del Caribe.

La verdad es que el punto fuerte del parque Disneyland son las Dark Rides, sobretodo con buen mantenimiento como el actual, y yo soy un fan de este tipo de atracciones tan inmersivas…

Por último, antes de ver Dreams!, tocaba probar la “renovada” (@PortAventura) Indiana Jones.

Antes comentaba que el mantenimiento general había mejorado considerablemente, tras años de abandono, algo imrpopio de un parque Disney pero no del parisino, pero fue llegar allí y me encontré que las antorchas de fuego estaban apagadas… Otra vez hablas…

Por lo general, el lavado de cara ha sido muy positivo, pero la atracción sigue tan brusca como siempre y la mejora del looping es casi imperceptible…

Turno de ir a buscar sitio para Dreams!

Debido al mal tiempo parece que no se quedó mucha gente al cierre, por lo que rápidamente encontré un buen emplazamiento.

Dreams! es un espectáculo realmente bueno, una joya de Disneyland París de la que puede estar muy orgulloso, y que a mí siempre me resulta agradable de ver, a pesar de haberlo visto varias veces. Además, no había visto las dos escenas nuevas.

Como he dicho, lo he visto muchas veces y con tiempos muy diferentes, pero ninguno tan malo para la representación del espectáculo como el vivido esta noche, ya que había un poco de viento que traía el humo hacia el público, pero debido al ambiente tan húmedo y condensado, esas nubes de humo tardaban bastante tiempo en irse, impidiendo que la proyección se viera sobre el castillo, quedando un espectáculo raro con momentos con el castillo en negro… Aun así la gente ha aplaudido y salía contenta.

Por cierto, en ese momento estaba todo rodeado de familias españolas…

A la salida del parque me dirigí a mi antiguo lugar de trabajo, el Hotel Cheyenne, para saludar a antiguos compañeros españoles, la mafia española como yo les llamo.

Volver a ese lugar me trajo muchos recuerdos, aunque no muy buenos, ya que no pasé un buen momento trabajando en ese hotel, pero algunos de los compañeros que tuve eran excepcionales, y siempre es un placer volver a verlos y ponerte un poco al día.

En el transcurso de escribir esta entrada me ha dado tiempo de llegar a París y aquí me encuentro, sentado en las escaleras del edificio donde está mi apartamento, aprovechando la tranquilidad para escribir estas líneas.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. pablowii dice:

    bueno, nos has dejado a medio gas de saber que tal la zona, los alrededores de la atracción ratouille y el restaurante. Aun así se agradece lo que nos cuentas. Tendremos que desplazarnos en persona para ir a verlo… aunque tal vez cuando le hagan ese rumoreado lavado de cara a todo el resort.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: