[Diario de Viaje] Aventura Europea 2014: Día 9 – Phantasialand (17/07/14)

5h57

El regreso a Frankfurt de ayer fue un poco accidentado ya que hubo problemas en el servicio y el tren estuvo parado bastante tiempo, por lo que al final llegué con una media hora de retraso a Frankfurt, justo a tiempo para coger el siguiente tren en dirección al pueblo de mis amigos.

Todo hubiera quedado en una pequeña anécdota si no hubiera sido por el tremendo calor que pasé y es que ese tren no tenía aire acondicionado y en un día como el de ayer… era insoportable estar dentro del mismo aunque las ventanillas estuvieran abiertas.

El resto de la tarde fue bastante tranquila, preparando las maletas y pasando los últimos momentos con mis amigos antes de irme a la cama, lo cual hice sobre las 22h30 ya que hoy tenía que madrugar.

Esta mañana me he despertado a las 5h00, he terminado de preparar las maletas y he desayunado un poco mientras hacía tiempo para ver si se despertaban mis amigos y podía despedirme de ellos.

Por desgracia, el tren salía muy pronto, a las 5h44, por lo que he apurado al máximo pero viendo que no salían de la habitación me he tenido que ir sin poder despedirme, algo que me sabe muy mal pero espero que entiendan que no quería molestarles y que agradezco muchísimo el que me hayan recibido con los brazos abiertos y se hayan portado tan bien conmigo estos días.

¡Muchas gracias, nunca olvidaré lo que habéis hecho por mí estos días!

Ahora mismo estoy en el tren en dirección a Frankfurt y una vez llegue allí tengo que coger un tren de alta velocidad con destino a Colonia y entonces cambiar a un tren regional que me llevará hasta Brühl. Justo al lado de la estación de trenes de Brühl está la parada del autobús que me dejará en Phantasialand.

23h06

¡Qué gran día en un fantástico parque!!

Plano de Phantasialand

Plano de Phantasialand

Como he llegado a Phantasialand antes de las 9h00 y el parque aún estaba cerrado, he aprovechado para ir lo primero al Hotel Ling Bao a registrarme ya que esta noche la pasaré en este fantástico hotel el cual adoro.

Al llegar a la recepción no había ningún cliente esperando así que me atendieron enseguida y esta vez sí conocían el parque de Isla Mágica, a la hora de darme la entrada correspondiente. Además, las dos personas que estaban en la recepción me atendieron de forma muy amable y tuve la suerte de que la habitación ya estaba lista por lo que fui rápidamente a dejar las maletas y prepararme para pasar un fabuloso día en Phantasialand.

El día se anunciaba muy soleado y caluroso por lo que me puse la ropa más veraniega que tenía en la maleta y me dirigí a la entrada directa del hotel al parque.

Aunque el parque abre sus puertas a las 9h000, hasta las 9h30 no abren las atracciones del área de Berlin y ya a las 10h00 abren el resto de atracciones del parque.

Para hacer tiempo mientras abrían las atracciones decidí buscar un sitio donde poder comprar algo para desayunar, pero los pocos puntos de restauración abiertos solo ofrecían café…

Así que, en cuanto abrieron Maus au Chocolat decidí montarme en ella ya que es una atracción que suele registrar grandes colas y en ese momento no había casi nadie ya que la mayor parte de los visitantes estaban haciendo la cola para Chiapas.

Esta atracción es realmente buena y divertida y a pesar de no haber probado Toy Story Mania, no creo que tenga mucho que envidiarle a la popular atracción de los parques Disney.

El concepto de esta atracción es el de una Dark Ride Interactiva que combina decorados reales con pantallas en 3D y donde los pasajeros tienen una especie de mangas pasteleras que son utilizadas para ir disparando chocolate a los “malvados” ratones que han invadido la pastelería.

Lo que más me llamó la atención, que en veces anteriores no le había prestado atención, es que en esta atracción está todo tematizado, incluido el suelo, y las pantallas están muy bien integradas en el decorado, a diferencia de otra atracción cuyos protagonistas también son las ratas y ha abierto sus puertas recientemente…

En definitiva, una muy buena atracción de gran calidad que pone el listón muy alto en término de Dark Rides Interactivas y que incluso creo que me gusta más que Ratatouille, al menos es más divertida y tiene el toque de la interactividad que hacen que cada viaje sea diferente.

Seguidamente me dirigí a Fantasy, área que todavía no había abierto sus puertas, es la única que no abre a las 9h00, y esperé hasta que abrieron para montar en Winja’s, una de mis atracciones favoritas de este parque y que siempre tiene mucha cola debido a su limitada capacidad y enorme popularidad.

En cuanto abrieron el área, un grupo de jóvenes empezó a correr en dirección a Winja’s pero yo me lo tomé con tranquilidad ya que tampoco era tanta gente…

Al llegar allí descubrí que sólo estaba abierta Force, aun así, aprovechando que aún no había llegado la gran masa de gente, monté tres veces seguidas, esperando menos de cinco minutos cada vez.

Esta Spinning Coaster de Maurer, a pesar de sus años, sigue maravillándome por lo divertido de su recorrido, su suavidad y las “sorpresas” del tramo final, aunque de los dos recorridos prefiero el de Fear al de Force.

A la salida de Winja’s volví a dar un vistazo a los puestos de comida de Berlin y acababan de abrir uno que era como una especie de pastelería, por lo que pude aprovechar para comprarme un par de Bretzel que me fui comiendo de camino a México, de hecho me tuve que montar en Chiapas con una de las bolsas de papel en la cual llevaba el Bretzel y una botella de refresco, los cuáles intentaba que no se me cayeran ni mojaran. Por cierto, la cola del Quick Pass y Single Rider estaba completamente inundada, por lo que ya te “mojabas” antes incluso de montarte en las embarcaciones.

Chiapas es la novedad de este año, un flume de Intamin el cual ha llegado con un año de retraso, que por suerte tiene fila Single Rider, por lo que fue llegar y montar, a pesar de que en la cola normal había más de una hora de espera.

WP_20140717_013

Había leído varias críticas sobre esta atracción pero no había querido ver vídeos para guardarme la sorpresa, aunque ya sabía de la existencia de la popular “discoteca”…

Como apuntaban la mayoría de las críticas, Chiapas es un simple flume con una espectacular tematización bastante realista, pero no aporta nada nuevo al panorama de los flumes y, en el caso de Phantasialand, estábamos “mal” acostumbrados a que siempre nos sorprendieran con atracciones únicas en su tipo y que suponían un avance frente al resto, ya fuera por innovaciones en la misma atracción o su integración dentro del área, espectáculos, etc. A pesar de eso, Chiapas es una buena atracción aunque lo mejor de todo es el área que se ha creado a su alrededor, lo cual es todo un acierto.

Hace ocho años, cuando visité por primera vez Phantasialand, me decepcionó bastante ya que algunas zonas temáticas eran muy agobiantes y poco interesantes estéticamente, ya que habían envejecido mal, además, la calidad de la tematización en general era bastante mala, con acabados poco realistas, ya que se priorizaba la cantidad frente a la calidad de la tematización, algo que también está pasando en un parque temático español.

Todo eso ha cambiado con Chiapas donde, por primera vez, han logrado hacer unas superficies rocosas realistas y estéticamente bonitas, además, la creación de ese lago con las cascadas y vegetación ha permitido que el parque se vea más aireado y de la sensación de mayor amplitud frente al agobio y superposición de elementos que había antes, lo cual creaba un ambiente muy caótico y era muy necesario una remodelación como la llevada a cabo.

En definitiva, Chiapas no es la atracción del siglo, pero el área creada en su entorno es todo un acierto y una importante mejora para este pequeño pero ambicioso parque que le permite que la impresión global del parque mejore sustancialmente.

A la salida de Chiapas aproveché para hacer un Talocan y por suerte sólo tuve que esperar cinco minutos.

Normalmente no soy muy fan de los Top Spin, ya que suelen tener programas poco interesantes y que me dan dolor de cabeza al tenerte mucho rato boca abajo, pero Talocan es muy diferente, hasta tal punto que es mi atracción favorita de este parque.

Ya no es sólo el impresionante decorado y el espectáculo que se realiza en cada ciclo de la atracción, sino el divertido programa que tiene realizado con suaves movimientos nada bruscos que combinado con la música y el espectáculo del que formas parte crean una atracción única y espectacular.

Viendo que el parque estaba a reventar de gente y que a última hora suele haber menos gente, decido volver al hotel para disfrutar un poco de este maravilloso hotel, aunque antes, como me venía de paso, aproveché para montarme en Feng Ju Palace, una clásica Mad House de Vekoma con una bonita tematización basada en la cultura china.

Cuando llegué a la habitación me puse rápidamente el bañador, el cual me había cogido por si acaso, y me bajé a la piscina del hotel.

La piscina de este hotel es muy pequeñita, con una parte interior y otro exterior, pero los jardines del entorno son de suma belleza, siguiendo las costumbres y tradiciones paisajísticas asiáticas. El hotel también tiene una pequeña sauna de vapor.

Tras refrescarme un poco en la piscina, algo que apetecía mucho, proveché la calma y tranquilidad del lugar para relajarme tumbado en uno de los sofás que habían junto a la piscina. En ese momento no me podía creer que tan sólo una semana después de la horrible jornada lluviosa vivida en Parc Asterix pudiera estar tranquilamente tomando el sol en Europa Central.

Era tan relajante el lugar, alejado del ajetreo del parque y con un entorno que invita a la relajación y la tranquilidad, que me quedé un poco traspuesto y me dormí un rato…

Como el parque cerraba pronto, a las 18h00, al poco decidí ponerme otra vez en marcha e ir a ver el espectáculo Sieben, pero como me venía de paso, aproveché para montarme en Geister Rikscha, una Dark Ride en la cual nunca hay esperas… y eso es un claro indicio de lo mala que es y ya no sólo por antigua sino porque es mala con ganas.

Por suerte, Phantasialand es consciente de lo malas que son sus Dark Rides antiguas y en estos ocho años que han pasado desde mi primera visita ya han desaparecido dos de esas Dark Rides, y esperemos que pronto hagan lo mismo con esta y Hollywood Tour, otro esperpento de atracción…

Con respecto a Sieben, es un buen espectáculo de magia que destaca más por su puesta en escena, con una espectacular escenografía y una efectiva iluminación, que por sus números de magia, la mayoría de los cuales son ya muy vistos.

A la salida, y aprovechando su cercanía, fui a ver el espectáculo de patinaje sobre hielo llamado “Relight my Fire”, que se hacía en el área de México.

La primera impresión, al entrar en el recinto en el que se representa y tras haber estado recientemente en Europa Park, es que la pista de hielo es muy pequeña, pero ello es compensado por unos grandes profesionales que hacen unos números que cortan la respiración. Tanto es así que, pese a su menor espectacularidad, por su reducido tamaño, me gustó más que el de Europa Park y es un espectáculo muy recomendable cuando se visita Phantasialand.

A la salida, ya pasadas las 15h30, decidí ir a comer algo, por lo que aproveché para estrenar el nuevo restaurante Tacana, en la zona de Chiapas con espectaculares vistas a la misma, y probar la picante hamburguesa “Chiapas”.

En ese momento, mientras comía y decidía que hacer, estuve pensando en ir al último espectáculo que me faltaba por ver del parque, JUMP!, pero viendo que quedaban unas dos horas de parque decidí aprovechar para intentar hacer las atracciones que me faltaba por hacer de las que quería hacer.

Tras comerme la hamburguesa, y viendo que a los alemanes les gusta mucho la fruta y tienen muchos puntos de venta, decidí comprarme un vaso de sandía, que no estaba mala, aunque los alemanes suelen echarle chocolate por encima según parece…

Como todavía no había montado en Black Mamba, ya que había una enorme cola por la mañana, fue mi primera parada y para gran sorpresa, tuve que esperar menos de cinco minutos de cola por lo que aproveché para repetir, ambas veces en última fila.

Siempre me ha chocado el acabado tan poco realista de las zonas rocosas de esta área pero, por suerte, la vegetación está creciendo y está permitiendo ocultar esos detalles creando una espectacular selva africana.

En lo que respecta al recorrido de esta B&M invertida, Black Mamba muestra el lado más “salvaje” del constructor de montañas rusas suizo, frente a la extrema suavidad de Oz’Iris, con un intenso recorrido a través de túneles y zonas rocosas.

Mi siguiente parada fue Colorado Adventure, la cual tampoco tenía apenas cola.

Colorado Adventure es un tren minero de Vekoma con un recorrido muy bueno e incluso con tramos de cierta intensidad, para el tipo de atracción que es, por lo que se convirtió en una de las atracciones favoritas de Michael Jackson, hasta tal punto que decidió apadrinar la atracción.

Siguiendo con mi ruta de las atracciones que me quedaban por montar llegué al área de Mystery y viendo que habían unos 45 minutos de espera en River Quest, decidí que lo dejaría para lo último y me dirigí a Mystery Castle, una Intamin Bungee Drop indoor de 65 metros de altura que tiene una espectacular tematización tanto exterior como interior, con unas colas muy inmersivas que suelen atemorizar a los más pequeños y con un exterior que recrea un enorme torreón y que es uno de los iconos visuales del parque.

En lo que respecta a la atracción en sí misma, tiene cuatro góndolas que están situadas en los cuatro lados internos de la torre, lo que permite ver al resto de participantes de este “experimento” y sus caras que, unido a los efectos visuales y sonoros de la atracción, crean una atracción única. Además de ello, el ciclo de esta atracción es muy divertido, con un lanzamiento bastante intenso, convirtiéndola en una de las mejores de su estilo, aunque se hace corto y te quedas con ganas de más.

Hechas casi todas las atracciones importantes del parque y viendo que había pocas colas en las atracciones no acuáticas, me dirigí a la otra punta del parque para continuar con Fantasy, área de la cual aún me faltaban algunas atracciones por hacer.

Empecé por Temple of the Night Hawk, una montaña rusa familiar de Vekoma que es menos emocionante que una carrera de caracoles y que se hace extremadamente larga debido al recorrido tan insulso que tiene que ni siquiera tiene tematización o efectos visuales para hacerlo más ameno. Además, con el calor que estaba haciendo, la nave en la que está ubicada se estaba convirtiendo en un horno.

Espero que no tarden mucho en arrasar con esta atracción y su vecina, Hollywood Tour, ya que ocupan un enorme edificio que podría albergar cosas mucho más interesantes y más relacionadas con el fantástico mundo imaginario de Wuze Town creado por Phantasialand.

Al alojarte en los hoteles del parque te dan un Quick Pass que te da derecho a montar en una atracción sin hacer colas, así que, como no había podido montar por la mañana en Winja’s Fear y temiéndome lo peor, ya que esperaba encontrarme largas colas a lo largo del día en dicha atracción, me había reservado el pase rápido para usarlo en esta atracción.

Sin embargo, cuando llegué a la cola descubrí que sólo había unos cinco minutos de espera, para gran alegría, por lo que decidí reservar el Quick Pass para Chiapas ya que habían tomado la decisión de cerrar la fila Single Rider, lo cual me impedía montar en la atracción sin hacer grandes colas.

Una decisión incomprensible y que no tiene sentido ya que esas colas especiales están creadas para llenar los huecos vacíos de las embarcaciones y no generan más espera en la cola normal, al revés, evitan que la gente que monte sola haga la cola normal, aumentando los tiempos de espera, y se optimiza al máximo la capacidad de la atracción.

Tras montar dos veces en Winja’s Fear, mi recorrido favorito, decidí ir a Talocan para montarme por segunda vez, ya que es mi atracción favorita del parque y en la cual tuve que esperar menos de cinco minutos para montar.

Al poco de empezar el ciclo, y mientras yo me estaba planteando si repetir una vez más en la atracción, de repente se paró el show, el cual estaba casi a mitad, y la góndola volvió lentamente a su posición inicial, escuchándose unos ruidos raros por los altavoces y no la habitual banda sonora de la atracción, lo cual indicaba que se había producido algún tipo de fallo…

Tras esperar unos segundos, la plataforma del suelo empezó a subir pero justo cuando llegó arriba volvió a bajar, por lo que parecía que empezaba otra vez el ciclo, pero no fue así…

Tras otros segundos de espera, los cuales se hacen más lentos de lo normal, la plataforma del suelo volvió a subir y los empleados empezaron a comprobar que los arneses estaban bien, tras lo cual lanzaron el ciclo que esta vez sí que hizo su espectáculo normal, por lo que casi se puede considerar que la hice 1’5 veces…

Ya quedaba poco tiempo de parque abierto así que era el momento de utilizar mi Quick Pass para repetir por segunda vez en Chipas, lo cual utilicé para hacer fotos de su interior.

A la salida de Chiapas, como la única gran atracción que me faltaba era River Quest y aún quedaban unos minutos antes del cierre del parque, me dirigí corriendo hacia ella, y, a pesar de que indicaba que habían más de 50 minutos de cola, pude acceder a la atracción ya que cierran el acceso a las atracciones en la hora de cierre de parque y no antes.

River Quest son unos curiosos rápidos de Hafema que fueron construidos en altura, una forma ingeniosa de contrarrestar la falta de espacio para grandes atracciones que tiene este parque, y que tiene algunas caídas en su recorrido bastante divertidas.

Desde River Quest se pueden ver las obras de la que parece que será la nueva atracción para la próxima temporada y para la cual se ha arrasado con el área del viejo Oeste, una de las más feas del parque y que se había convertido en un tumor del mismo. Según los primeros rumores sería una ampliación del área de Mystery, una decisión que sería muy acertada ya que México es un área bastante grande frente al caso de Mystery, que tiene un tema con muchas posibilidades que sólo se ha explotado en dos (excelentes) atracciones.

DSC03340

Con el parque ya cerrado me dirigí al hotel para aprovechar un poco más de la piscina y su sauna de vapor.

Phantasialand celebra durante el verano las Asian Nights, un evento enfocado principalmente para los huéspedes de los hoteles que permite el acceso gratuito al área de China Town donde hay varios puestos de comida que ofrecen especialidades asiáticas y se representan varios espectáculos protagonizados por acróbatas y cantantes asiáticos.

El área de China Town abre sus puertas a las 19h00 para la celebración de las Asian Nights y cierra sobre las 23h00, tras la representación del espectáculo de clausura que empieza a las 22h00 y dura unos 45 minutos, en los cuáles se suceden diferentes números de acrobacias con baile y canciones cantadas en directo, tiempo más que suficiente para disfrutar de la oferta gastronómica especialmente creada para las Asian Nights, además, los más pequeños pueden jugar en la zona infantil de River Quest donde también hay maquilladores para pintarles la cara.

Como hacía tan buena noche, la zona de China Town estaba a reventar de gente, lo cual demuestra que es todo un éxito y es una opción muy interesante para los clientes que se alojan en los hoteles, los cuales no tienen muchas alternativas de ocio ya que el parque cierra a las 18h00.

Ahora mismo estoy a punto de irme a la cama, tras un fantástico día en este maravilloso parque, el cual, cuando lo visité por primera vez hace ocho años me decepcionó bastante y no estaba entre mis favoritos a nivel europeo pero ahora con todos los cambios y mejoras realizados, así como los que ya están en preparación, hacen que este parque pase a estar, por ahora, entre mis cinco parques favoritos de Europa.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: