[EAS 2014] Día 0: Visita a Efteling #EAS14 – 22/9/14

La mañana empezó pronto, a las 7h30 sonó el despertador y aunque estábamos reventados, nos levantamos rápidamente y con mucha ilusión, íbamos a visitar uno de los parques más mágicos del mundo…

El desayuno empezaba a las 8h30, por lo que el día antes avisamos de que necesitábamos hacer un early-breakfast para poder llegar a tiempo a la cita, a lo cual nos respondieron que no había ningún problema.

Cuando llegamos al comedor no había nadie, pero enseguida llegaron unas francesas que querían ir a visitar museos y empezaron a coger las cosas del desayuno de la nevera y los armarios, por lo que nosotros empezamos a imitarlas y nos preparamos nuestro desayuno.

El tiempo pasa volando a veces, y esta fue una de ellas, por lo que cuando nos dimos cuenta ya eran las 8h30, así que salimos del barco corriendo ya que no llegábamos…

DSC08575

Por suerte, el metro no tardó mucho en llegar pero la dichosa entrada F, el punto de encuentro, quedaba a unos 5 minutos andando de la parada de metro y ya eran más de las 8h50… así que fuimos corriendo y cuando ya estábamos llegando al punto de encuentro nos cruzamos con el grupo que se dirigía al autobús… Por los pelos pero llegamos…

En la puerta del autobús tuvimos que esperar a la responsable de la IAAPA para confirmar nuestra presencia y mientras esperábamos conocimos a Joris, uno de los responsables de Roller Coaster Friends que estaba colaborando como voluntario en la celebración de la EAS e iba a acompañarnos durante la visita a Efteling.

Pronto empezaron las típicas conversaciones frikis y como era voluntario y experto en la materia, acudimos muchas veces a él en búsqueda de ayuda e información durante la celebración de la EAS.

El autobús que nos iba a llevar a Efteling era de dos pisos pero como habíamos tenido que esperar un rato fuera, ya estaba lleno cuando entramos y nos tocó sentarnos abajo…

Tras poco más de una hora y media llegamos a Efteling y tras esperar un largo cuarto de hora aparecieron dos personajes del parque, vestidos de forma estrafalaria pero elegante, para recibirnos y conducirnos hasta el interior del parque.

En lugar de entrar por la entrada principal nos llevaron al edificio de oficinas, que es el edificio que sirve de decorado en el espectáculo Raveleijn.

La entrada a dicho edificio es espectacular, con unos pequeños jardines de estilo francés, y una vez dentro nos da la bienvenida un enorme hall con mostrador de información, como si de un hotel se tratara. Aquí ya se empezó a ver como Efteling se preocupa por el detalle.

Estaba previsto que nos recibiera el nuevo director de Efteling, Fons Jurgens, pero no apareció (lo cual disgustó bastante a los representantes de la IAAPA ya que no les avisaron hasta que no llegamos al parque, aunque esto nos enteramos después gracias a Joris).

A pesar del cambio de planes, nos llevaron al restaurante de Raveleijn, Het Wapen van Raveleijn, para tomar el café que estaba previsto pero sin Fons Jurgens.

Como las mesas eran para seis personas, nos sentamos al azar en una y poco después se sentaron a nuestro lado unos señores y Joris, ya que él y nosotros éramos de los más “jóvenes” de la visita, así que aprovechamos para hablar de cosas frikis relacionadas con parques temáticos.

Empezamos a hablar sobre nuestros gustos en parques y entonces él nos comentó que Efteling no es de sus favoritos ya que lo considera demasiado familiar, es lo que tiene formar parte del equipo de un grupo de aficionados a las montañas rusas, aunque curiosamente sí le gustaba Disneyland París por su tematización.

Tras el café, aproveché para ir a los servicios y otra vez más constaté el gusto que tiene Efteling por el detalle con unos baños completamente tematizado, hasta el secamanos.

Como la bienvenida de Fons Jurgens no se había producido, teníamos un tiempo extra, así que aprovecharon para llevarnos a visitar el “must-see” del parque, Droomvlucht, una de las atracciones estrella y que ha sido renovada y mejorada recientemente.

Efteling tiene muchas características bastante particulares que lo hacen único, pero una de las más importantes y que mayor impacto tienen en la experiencia del visitante es que cada gran atracción tiene una Banda Sonora Original escrita exprofeso para ella, y no os estoy hablando de jingles de 3-4 minutos, si no de composiciones de más de una hora…

Sacadas de contexto, estas bandas sonoras quizás no lleguen a resultar llamativas, pero cuando forman parte de la experiencia “Efteling” su grandiosidad lo envuelve todo y no puedes cesar de tararear en tu cabeza los decenas de temas que has ido escuchando a lo largo del día y que, para mayor gloria, forman parte del espectáculo Aquanura.

Droomvlucht tenía que haberse inaugurado en 1992 para hacer frente a la amenaza del entonces Euro Disney, pero debido a problemas técnicos tuvo que posponerse un año, algo demasiado habitual en Efteling (hola “De Vliegende Hollander”)…

A pesar de ser una Dark Ride de corte clásico, y con animatronics nada revolucionarios, el diseño de los personajes y las escenas es realmente bueno, consiguiendo que te trasladen a un reino mágico, especialmente la escena de los castillos voladores.

A pesar de la renovación realizada recientemente, las colas y la estación siguen presentando una imagen muy sobria y ochentera,  nada que ver con lo que se esconde en su interior.

Tras visitar el reino de las hadas volvimos al restaurante de Raveleijn para comer, a pesar de que eran las 12h00 (ya se sabe, horario europeo).

La comida que nos sirvieron fue la misma que sirven normalmente, con un concepto muy de compartir, con los platos en medio de la mesa siendo cada uno el que se sirve lo que quiere.

Aunque en España estamos muy acostumbrados a comer así, me chocó este sistema en un entorno profesional.

A las 13h00 se representaba Raveleijn, por lo que unos veinte minutos antes de empezar el espectáculo nos condujeron hasta el palco VIP, antes de que entraran los visitantes normales.

El palco VIP resultó ser una de las gradas más céntricas desde la cual pudimos contemplar el espectáculo.

Raveleijn, a pesar de la sustancial mejora experimentada tras el paso de los grandes expertos en espectáculos de acción del parque francés “Puy du Fou”, sigue siendo un espectáculo bastante decepcionante, con un guión flojo (aunque no se entiendan las palabras sí se entiende el contexto) y con unos medios puestos a su disposición que no explotan todo su potencial, especialmente en las peleas, las cuales son poco creíbles.

En este espectáculo también se hace patente otro de los problemas de Efteling, su poco interés por la internacionalización. Efteling es un parque único y con una imagen de marca muy poderosa, pero por desgracia sólo se han centrado en los países bajos y en el caso de este espectáculo no hay siquiera una pequeña introducción en inglés que sirva de orientación a los que no hablan holandés.

Terminado el espectáculo volvimos por tercera (y última) vez al restaurante, esta vez para que Coen Bertens, Director de Operaciones de Efteling, nos hiciera una presentación del parque, contándonos su historia y la importancia que tiene la marca Efteling y sus derivadas en Holanda.

Tal es la importancia de la marca que tienen Efteling Media, una división que se encarga de realizar producciones para el cine y series de televisión, así como una radio que emite las populares canciones del parque y cuentos clásicos.

Tras la presentación nos pusieron una pulsera cuyo color dependía de la visita guiada que deseábamos hacer, en nuestro caso la elección fue obvia: atracciones. Junto a la pulsera nos dieron un plano indicándonos el punto de reunión al que teníamos que acudir a las 16h00.

Como teníamos cerca de dos horas de visita libre, con el plano en la mano (aunque no lo necesitaba ya que había visitado el parque cuatro veces con anterioridad) nos pusimos en camino a hacer la ruta de las montañas rusas.

Nuestra primera parada fue Vogel Rock, montaña rusa que está considerada como la primera en incorporar audio en los trenes. El recorrido de esta montaña rusa es bastante divertido, pero como ya he comentado antes, la incorporación de una Banda Sonora hacen que se convierta en una experiencia increíble e inolvidable, con la música siguiendo el ritmo de la montaña rusa.

Estrenados en las montañas rusas del parque tocaba seguir la ruta en dirección a la zona de las montañas rusas más “extremas”.

Como vi en un comentario de un vídeo de youtube, Efteling es un parque en el que tienes que andar 20 minutos entre atracción y atracción… La expresión es un poco exagerada pero sí es cierto que Efteling es un parque inmenso y sus atracciones se concentran en cuatro puntos calientes, que casualmente son sus cuatro esquinas, por lo que en medio de esos puntos se encuentra un inmenso y precioso boque, el cual tendrás que recorrer más de una vez para ir de atracción en atracción.


Llegados a la zona de las montañas rusas empezamos por Python, la mítica montaña rusa de Vekoma que abrió sus puertas en 1981, siendo la montaña rusa más grande y espectacular de Europa en aquella época.

El caso de esta montaña rusa en los últimos años es bastante curioso. Kumbak, empresa encargada de realizar el trazado de la Water Coaster “De Vliegende Hollander” aprovechó el encargo para ofrecer unos nuevos trenes para esta clásica montaña rusa que mejorarían la experiencia del visitante al reducir las famosas vibraciones.

El resultado de esos trenes fue tan malo que a los pocos años Efteling tuvo que acudir a Vekoma para encargarle unos trenes nuevos, un claro ejemplo a seguir por un parque español que también posee trenes de esta fallida empresa…

La verdad es que los nuevos trenes de Python hacen que la experiencia de montar en dicha montaña rusa sea bastante placentera y disfrutable.

Junto a la salida de Python se encuentra Joris en de Draak, así que decidimos ir a desafiar al mítico dragón de la mano de Jorge.

Esta montaña rusa de madera es una de mis favoritas en Europa, no posee grandes alturas pero su recorrido es frenético y divertido, lo cual hace las delicias de toda la familia, incluidos los que buscan emociones fuertes, sin ningún atisbo de vibración o dolor a lo largo de su recorrido.

El caso de Joris en de Draak también es bastante particular. En 1991 abrió una montaña rusa de madera en el mismo lugar fabricada por Intamin, pero era tan mala y dolorosa que en el año 2009 decidieron tirarla a bajo, vendiendo algunas de sus traviesas a los fans, y construir en su lugar la maravilla diseñada por Great Coasters International, uno de los mejores fabricantes de montañas rusas de madera.

Por último nos faltaba surcar los mares de la mano del Holandés errante, por suerte no tuvimos que hacer mucha cola ya que al ser un lunes laboral de septiembre no había mucha gente en el parque.

Esta atracción está al nivel de las mejores creaciones de Disney y Universal, con una tematización cuidada hasta el mínimo detalle y una parque Dark Ride realmente sorprendente, la única pega es que se confiara a Kumbak la realización del recorrido de la montaña rusa, el cual aparte de soso dio muchos problemas y tuvo que posponerse su inauguración un año…

Como ya era casi la hora de reunirnos para la visita guiada, nos pusimos en camino hacia el punto de encuentro, el cual se encontraba junto a la entrada de Fata Morgana, Dark Ride que está en estos momentos cerrada debido a las obras de renovación y actualización que están haciendo en ella.

La visita guiada estaba encabezqada por Coen Bertens, Director de Operaciones de Efteling, y empezamos por los inicios del parque, Sprookjesboom, el bosque de los cuentos de hadas.

En cuanto entramos en el bosque el grupo se dividió, es lo que tiene su recorrido casi laberíntico, y nosotros nos quedamos con un hombre que parecía conocer a fondo el parque y su historia, la cual nos iba relatando.

Al salir del bosque nos fuimos directamente al restaurante Polles Keuken, ya que el resto del grupo nos estaba esperando allí.

Tras entrar a ver el restaurante, del cual el equipo de Efteling se siente muy orgulloso, nos dirigimos nuevamente hacia la zona de las montañas rusas.

De camino pudimos ver las obras de la nueva Dive Coaster de B&M aunque Coen Bertens no nos adelantó ningún detalle.

La primera parada fue De Vliegende Hollander, atracción que es la joya del parque y de la cual se sienten muy orgullosos.

A la salida nos dirigimos a Joris en de Draak pero, como yo necesitaba ir al baño urgentemente (Efteling tiene un grave problema con los baños, hay muy pocos y están muy lejos entre sí), decidí no montarme en Joris y aprovechar ese tiempo para ir al baño, el cual no estaba precisamente al lado.

Tras ir al baño y para hacer un poco de tiempo decidí comerme un rico helado ya que hacía muy buen tiempo en ese momento.

Cuando salieron los intrépidos que habían desafiado al Dragón, Coen Bertens apareció de repente a nuestro lado y empezó a hablarnos, por desgracia, ese momento de gloria duró muy pocos minutos ya que enseguida fue reclamado por otras personas y nos quedamos con las ganas de haber podido dialogar con él…

La visita guiada terminó con una rápida explicación de cómo trabajan los equipos de la montaña rusa de tipo Bobsleih, Bob, aunque no era nada fuera de lo normal, especialmente para los que ya hayan trabajado en parques temáticos, con el típico panel informativo en el que se van poniendo las informaciones más importantes y las encuestas de satisfacción al cliente. El empleado que tuvo que darnos las explicaciones se notaba que estaba bastante nervioso y tenía un curioso tic.

La verdad es que la visita guiada, cuyo tema era Atracciones, fue bastante decepcionante ya que consistió en dar una vuelta rápida por el parque y montar en tres atracciones en vez de mostrarnos el backstage de alguna atracción principal y ver in situ como trabajan los equipos del parque…

Como ya eran cerca de las 18h00 y el espectáculo Aquanura iba a comenzar, nos dirigimos rápidamente al palco VIP; el cual era una de las terrazas del enorme teatro Efteling.

Allí nos esperaba un catering minimalista, tan mínimo que sólo pudimos comer unos cacahuetes y ya…

Las vistas desde la terraza eran espectaculares, con el lago a nuestros pies, aunque este espectáculo es mucho mejor de noche, cuando cobran protagonismo los focos LEDs de las fuentes.

El espectáculo se estrenó en el año 2012 para conmemorar el 60 aniversario del parque, que se dice pronto, pero este año han estrenado una nueva versión del espectáculo, tan solo dos años después, que tiene un inicio más flojo pero un final más potente y espectacular que el de la primera versión.

Terminado el espectáculo nos dirigimos al autobús, pasando por delante de la tienda de recuerdos quedándome con las ganas de entrar para comprarme el CD con la música del parque…

Una vez en el autobús y tras comprobar varias veces que no faltaba nadie, nos pusimos en camino en dirección a Ámsterdam. Durante el viaje aprovecharon para repartirnos una encuesta, una tónica general de todos los actos realizados durante la EAS, tanto es así que al final acababas harto de tanto rellenar encuestas por todo…

Una vez llegados al RAI decidimos coger el tranvía para comprobar cuanto se tardaba en llegar al centro con este transporte y, como era de esperar, se tardaba bastante más que con el metro.

Los tranvías de Ámsterdam son bastante curiosos ya que en la parada no tienes la típica máquina donde poder comprar los billetes, es dentro del tranvía donde tienes dos cabinas, al estilo de las que encuentras en los autobuses, con sendas personas vigilando y vendiendo los billetes. El que conduce aún tiene el plus de conducir pero el segundo tiene que aburrirse más que una ostra sin hacer nada durante horas…

Descendimos en una parada situada frente a la estación de trenes y como vimos que había un restaurante italiano decidimos entrar a ver qué tal.

Al entrar nos encontramos con una mezcla caótica de decoraciones de dudoso gusto: por una parte tenías una tematización ranchera; por otra parte, música caribeña y para rematarlo, crucifijos colgados de las paredes… Por suerte las pizzas que nos pedimos estaban bastante buenas y no resultaron muy caras.

Tras cenar nos fuimos directamente al barco a pegarnos una ducha y acostarnos ya que estábamos reventados y el día siguiente se presentaba emocionante con la inauguración de la EAS…

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: