[Parque Warner] Nuevos toboganes para Parque Warner Beach en 2021

[Parque Warner] Nuevos toboganes para Parque Warner Beach en 2021

30 octubre, 2020 0 Por Benic85

Este año estaba prevista una ampliación del Parque Warner Beach, pero con toda la situación ya conocida por todos, se han retrasado las novedades al 2021.

Se trata de dos nuevos toboganes cuyo constructor se desconoce por el momento, pero podría tratarse de Proslide.

  • Tobogán 1 (¿Aquaman?)
    • Longitud: 120 metros
    • Altura: 14 metros
    • Flotador: 5 personas cada uno con rampa para flotadores
    • Capacidad: superior a 2.000 personas/hora (entre ambos toboganes)
    • Piscina de recepción: común
  • Tobogán 2 (¿Black Manta?)
    • Longitud: 120 metros
    • Altura: 14 metros
    • Flotador: 5 personas cada uno con rampa para flotadores
    • Capacidad: superior a 2.000 personas/hora (entre ambos toboganes)
    • Piscina de recepción: común

El proyecto de «Ampliación del Parque Acuático Warner Beach, nueva atracción 2020» en el término municipal de San Martín de la Vega, promovido por Madrid Theme Park Management S.L.U., cuya resolución se produjo el 27 de abril del 2020, nos da los siguientes detalles del proyecto:

Características del proyecto

El proyecto tiene por objeto la ampliación de las instalaciones del parque acuático Warner Beach, que está situado en el parque de ocio Parque Warner de Madrid, mediante la instalación de una nueva atracción de toboganes acuáticos, incluyendo las instalaciones y servicios necesarios para su funcionamiento.

El Parque Warner de Madrid se encuentra localizado en el kilómetro 15,500 de la carretera M-301, en el término municipal de San Martín de la Vega. La nueva atracción se ubicará en el borde este del Parque Warner, en terrenos libres y sin uso asignado situados al nordeste del actual parque acuático. El área que ocupará la nueva atracción y sus instalaciones auxiliares tiene forma casi rectangular, con una superficie de 4.301 m2, que limitan al este con la linde del parque, por el sur con el parque acuático, al oeste por el área de mantenimiento del Parque Warner y por el norte con su área de servicio y el aparcamiento y acceso de empleados.

La nueva atracción estará formada por dos toboganes de capacidad para cinco personas por viaje, con aproximadamente 120 m de desarrollo cada uno, que ocupará una superficie de 886,85 m2
(336,99 m2 de cimentaciones y 549,86 m2 de proyección). La estructura será de piezas unidas de fibra de vidrio reforzada (FRP) sustentadas por 54 soportes metálicos, con una torre metálica de lanzamiento de dimensiones de 16×8,3 m (132,8 m2) y 14 m de altura de uso, que ocupará una superficie total de 169,04 m2. Los toboganes finalizarán en una piscina receptora con dimensiones totales de 18,34×18,4 m (337,46 m2) y recepción y
amortiguación de 16×15,1 m (241,6 m2), y con una lámina de agua de 0,91 m de altura. La instalación hidráulica y eléctrica de la atracción se alojará en un local técnico, que se ubicará entre la piscina y la torre. Será un edificio semienterrado de dimensiones 8,6×12,6 (108,36 m2), con una superficie construida de 176,34 m2 distribuida en una planta baja (42,06 m2 construidos con el acceso y los cuadros eléctricos), una planta sótano (125,61 m2 construidos, con las bombas, filtros y aljibe), siendo la superficie cubierta de 74,88 m2. Tendrá adosado un porche de 8,67 m2, con el cuarto de químicos. Resulta, por tanto, que la instalación ocupará un área de 1.520,1 m2.

Se urbanizarán los espacios circundantes a la nueva atracción y se plantarán parterres de jardinería y arbolado en las zonas perimetrales y de transición. La urbanización contemplará zonas estanciales y caminos de acceso interior y de conexión con la zona nordeste del parque acuático, todas ellas con pavimento de adoquín coloreado, sobre losa de hormigón para la zona que será compartida con el paso de vehículos de mantenimiento. Las áreas de formación de colas y zonas de hamacas se protegerán con estructuras tipo umbráculo. Las zonas ajardinadas y plantaciones se regarán con un sistema automático sectorizado, utilizando agua reciclada. Se utilizarán las siguientes especies: ciprés (Cupressus sempervirens), arce negundo variegado (Acer negundo), castaño de Indias (Aesculus hippocastanum) y retama florida (Spartium junceum). Se estima que las zonas verdes del interior del recinto de la nueva atracción ocuparán 244,14 m2, el área de hamacas y umbráculos 317,08 m2, el área de formación de colas 123,21 m2, el área adoquinada estancial 1.717,96 m2 y el área compartida 378,51 m2, resultando un total de 2.780,9 m2 para los espacios auxiliares.

El proyecto incluye la definición de la vía de circulación interior de conexión entre el parque acuático y la nueva atracción. Así, para poder conectar la nueva atracción con el parque acuático es necesario demoler un tramo del vial perimetral interno de servicio, denominado M-30, en una superficie de 528 m2. A su vez, para darle continuidad, está previsto su retranqueo y modificación, con un nuevo trazado que discurrirá anexo al recinto de la nueva atracción hasta su conexión con la zona mantenimiento, en un punto situado junto al acceso de servicio del Parque Warner. El nuevo tramo de vial tendrá una longitud de 260 m y 8 m de anchura (7 m de calzada más 1 m de cuneta), que resulta en una superficie ocupada de 2.105 m2, se construirá con pavimento flexible formado por una mezcla bituminosa en caliente (asfalto) y será también ajardinado. Junto con este vial, la superficie total resultante que ocupará la actuación proyectada será de 6.406 m2.

La nueva atracción se dotará de instalación de altavoces, para lo que será necesario ampliar la red existente en el Parque Warner, que incluye cableado, canalizaciones y altavoces tipo proyector de dos vías, colocados en columnas de 4 m de altura.

La nueva atracción tendrá el mismo horario de apertura que el parque acuático, de 12:00 a 21:00, 87 días al año (15 de junio a 10 de septiembre), con 7 días de pruebas de funcionamiento.

Actualmente, el parque tiene un aforo máximo de 30.000 visitantes (25.714 visitantes del parque temático y 4.286 visitantes del parque acuático). Se estima que la nueva instalación tendrá una capacidad para atender a unas 2.400 personas/hora. Sin embargo, no se estima que esta nueva instalación vaya a modificar el aforo máximo actual del parque.

Las obras incluirán la preparación del terreno, en las que se contempla la demolición del pavimento del vial perimetral existente, el desbroce y limpieza superficial del terreno y el movimiento de tierras necesario para nivelar la parcela, previéndose excavaciones de 2 m de profundidad para el cajeado de la piscina, para el vaciado de las instalaciones y para la cimentación de la atracción. Durante las obras, se utilizará como maquinaria una excavadora de 140 kW, una retroexcavadora mixta de 86 kW, una pala cargadora de 75 kW, camiones de carga y descarga, un auto-volquete de 85 kW, una motoniveladora de 221 kW y compactadores. Para las instalaciones auxiliares de obra se aprovechará el edificio antiguo almacén situado junto al lado oeste del emplazamiento de la nueva atracción proyectada, cuya superficie se estima en 302 m2.

El suministro de energía eléctrica se realizará a través de la red existente en el Parque Warner, mediante acometida al transformador de 1.600 kVA que se encuentra junto a las oficinas de mantenimiento, que se realizará con cableado enterrado que discurrirá por la zona de mantenimiento. No se prevé instalar alumbrado exterior, y que el horario de la instalación será diurno. El consumo de energía eléctrica actual es de 12.980.372 kWh. Para la maquinaria que se prevé utilizar (bombas de toboganes, bombas de piscina, bombas dosificadoras, climatización y ventilación, alumbrado, tomas de corriente y transporte colchonetas) se estima que la nueva instalación tendrá una potencia total de 235,59 kW que, para el horario y días de funcionamiento previsto (97 días de apertura y 5 días de pruebas previos), equivale a un consumo de 184.513,95 kWh al año.

El abastecimiento de agua tiene dos procedencias. Por un lado se emplea agua potable procedente de la red municipal. A su vez, se utiliza agua regenerada en la depuradora de Soto Gutiérrez para el riego de las zonas ajardinadas, con un consumo variable, en función de la cantidad suministrada por la depuradora. Así, la disminución del suministro de agua regenerada lleva a un requerimiento mayor de agua potable.

La nueva instalación contará con acometida al anillo de 315 mm que dispone el parque para la distribución del agua potable. El consumo de agua potable el año 2018 fue de 289.772 m3 y el año 2017 de 242.391 m3. Se justifica este incremento porque el año 2018 hubo varias averías que hicieron necesario vaciar alguna instalación y su posterior llenado. También se justifica por la disminución de suministro de agua regenerada. Así, el año 2017 se obtuvo un suministro de agua regenerada de 94.460 m3 y el año 2018 bajó a 76.000 m3.

Por otra parte, se ha producido un incremento de visitantes, en parte debido al incremento del calendario anual de aperturas, que también origina un aumento del consumo de agua.

El volumen de agua que requiere la nueva instalación es de 283,12 m3 (45,1 m3 del depósito de compensación, 8,3 m3 de un tobogán, 8,1 m3 del otro tobogán y 221,62 m3 de la piscina de recepción). Dicho volumen se renueva diariamente en un 5%.

El agua que utilizará la atracción será recirculada y filtrada en un sistema que estará formado por un vaso de compensación, con capacidad para 45 m3 de agua, y una depuradora. Desde la piscina, el agua se conducirá al vaso de compensación mediante 6 tuberías de 400 mm y será tratada mediante dos filtros de arena de 3,14 m2 de superficie de filtración y caudal de 94 m3/h. El sistema dispondrá de dos bombas de recirculación, una de ellas de reserva. Las aguas filtradas serán tratadas con un sistema de recloración, que añadirá cloro y electrodos para pH. El tiempo de recirculación de toda la masa de agua será de 2 horas, la velocidad de filtración de 30 m3/m2 hora y el caudal total que se recirculará de 148 m3/h. El volumen de agua en toboganes será de 7,5 m3 y de 8 m3, y dispondrán de 3 bombas el primero y dos bombas el segundo.

Las aguas residuales que se producirán en la nueva instalación, procedentes del vaciado de la atracción (piscina y lavado de filtros), de la limpieza de la sala técnica y locales asociados y del desagüe de las fuentes, serán conducidas a un pozo de saneamiento existente, que tiene 6 m de profundidad. Se indica que el volumen de agua residual vertido a la red del parque será debido esencialmente al lavado de filtros, estimándose un total de 428,4 m3 al año. Por su parte, las aguas pluviales se recogerán mediante sumideros y canaletas, para ser conducidas a un pozo de la red del parque, que discurre por el vial oeste de la parcela. Las pluviales del nuevo vial de servicio se recogerán en su cuneta que estará conectada a un pozo existente en la zona de mantenimiento, al norte de la parcela, y a un pozo de la cuneta de un vial existente al sur de ella.

Así considerando 102 días al año de funcionamiento, resulta según la documentación que el consumo de agua para llenado de los toboganes de la nueva instalación será de 1731,44 m3 por temporada. A este consumo hay que añadir las necesidades para limpieza de filtros que se estiman en 428,4 m3 anuales. A su vez, el consumo de agua reciclada para el riego de las nuevas zonas ajardinadas, que se producirán durante la época estival se estima en 30 m3 al año. Dado que no se considera que vaya a haber un incremento de número de visitantes no habrá variación del consumo de agua humano. El consumo de agua total de la nueva instalación será por tanto de 2189,84 m3 anuales, no siendo por tanto un volumen significativo respecto al consumo total del parque.

Durante las obras se producirán residuos de construcción y demolición (RCD), que serán depositados en contenedores, segregando los que puede ser valorizados (maderas, plásticos, metales, chatarra, etc.) y almacenando en sacos iguales o inferiores a 1 m3 de capacidad los escombros. Todos los residuos serán entregados a gestor autorizado y está previsto destinar a vertedero autorizado o emplear en las instalaciones las tierras de excavación. Se estima que se producirá una cantidad de 7.794,9 t de tierras y materiales pétreos (LER 17 05 03) y 12,55 t de RCD, de la que 9,04 t serán de naturaleza pétrea (hormigón, cerámicos, áridos y piedra), 2,71 t de naturaleza no pétrea (madera, vidrio, plásticos, asfaltos, metales, yeso y papel y cartón), 0,4 t de basura y 0,4 t de residuos peligrosos. Se estima un movimiento de tierras de 12.280,04 m3 , distribuido en 4.330,5 m3 de excavación, que será utilizada en la nivelación del terreno, y 7.949,54 m3 de terraplén, relleno y encanchado, que será aportado desde préstamo.

A su vez, será necesario retirar acopios de tierra y residuos sobrantes de otras actuaciones acometidas dentro del parque, que están presentes en la zona donde se ubicará el proyecto. Se estima que se encuentra acopiado un volumen aproximado de 4.400 m3 que será retirado a vertedero autorizado.

Durante la explotación, los residuos que se produzcan serán gestionados junto con los que se generan en el resto del parque de ocio de acuerdo a su naturaleza, con almacenamiento en un almacén dispuesto al efecto, que consiste en una estación de transferencia donde se almacenan de manera separada (residuos orgánicos, vidrio, papel y cartón, plásticos, madera, chatarra, podas, escombro limpio, voluminosos y residuos peligrosos, como aparatos electrónicos, envases contaminados, trapos, pilas y baterías de plomo, resto de pinturas, fluorescentes, cartuchos de tóner y tinta y aceites vegetales), y entrega a gestor autorizado.

Para su gestión, el parque cuenta con compactadores de papel y cartón y contenedores de diferente tipología para su almacenamiento. Se estima que se produce al año una cantidad de 1.110,57 t de residuos no peligrosos y de 6,6 t de residuos peligrosos.

Como fuentes de ruido se identifican las grandes atracciones del parque, incluidos los nuevos toboganes de la zona acuática y sus atracciones infantiles, siendo la maquinaria de los toboganes y la presencia de personal y usuarios las fuentes de la nueva instalación. Se indica que desde la implantación del parque se vienen realizando un ensayo de ruido anual y se aporta el informe del ensayo realizado en el año 2018. Las mediciones de los ensayos se realizan en siete puntos, dos de ellos situados en el perímetro del recinto del parque y otros cinco en zonas alejadas del mismo. Uno de los puntos, el denominado nº 6, se sitúa en el borde sudeste, junto al parque acuático, siendo el más cercano a la ubicación de la nueva atracción acuática proyectada. Según datos aportados en el documento ambiental, el nivel sonoro registrado en este punto oscila entre los 57 dB(A) del año 2014 y los 63 dB(A) del año 2018. El promotor considera que, al no preverse un incremento en el aforo y al existir atracciones cercanas más ruidosas, la nueva atracción acuática no supondrá un incremento del nivel de ruido apreciable que vaya a variar los resultados obtenidos en los ensayos de ruido.

ALTERNATIVAS

En el examen de alternativas se estudian dos opciones de diseño, además de la opción de no ejecutar la ampliación propuesta o alternativa 0. La alternativa 1 consiste en la instalación de un solo tobogán con piscina receptora, mientras que la alternativa 2 corresponde a la solución adoptada y descrita anteriormente, con dos toboganes. Si bien no supone impactos negativos adicionales a los que se producen en el parque, se descarta la alternativa 0 por las implicaciones socioeconómicas que puede tener, considerándose que actualmente existe una escasez de atracciones acuáticas en relación con el número de visitantes que provoca tiempos de espera para su utilización bastantes elevados, indicándose que la nueva atracción se desarrollará en terrenos degradados. Las dos alternativas estudiadas ocuparán una superficie similar dentro de los terrenos del parque, así como un incremento similar en el consumo de agua. Sin embargo, la alternativa 2 incluye una atracción más compacta que permite una mayor capacidad de visitantes. Así, se elige esta alternativa por atender a las necesidades del mercado, mejorar y actualizar la oferta de ocio y permitir una mayor capacidad en una atracción compacta que compensa la escasez de atracciones acuáticas actuales.

CARACTERÍSTICAS DE LA UBICACIÓN DEL PROYECTO

El Parque Warner está situado al noroeste del núcleo urbano de San Martín de la Vega, en un entorno muy transformado por la actividad humana. Las zonas residenciales más cercanas se encuentran a una distancia de 2,9 km al centro urbano de San Martín de la Vega (al sudeste del parque de ocio), de 1,3 km, el barrio de Santa Elena de San Martín de la Vega (al sur del parque de ocio) y núcleo urbano de Gózquez de Arriba (al noroeste del parque de ocio) y de 1,5 km a una fábrica de plástico (al sudeste del parque de ocio).

Los terrenos están clasificados urbanísticamente como Suelo Urbano, destinado a uso “espectáculos”.

La actuación se ubica en el borde occidental de la fosa del Tajo, sobre materiales evaporíticos del Mioceno, formados por yesos y margas yesíferas. Se trata de una parcela parcialmente horizontal, con ligera pendiente oeste-este, situada a la cota 567,25 msnm. No presenta suelos de interés, al encontrarse cubierta de acopios de tierras y materiales sobrantes de otras actuaciones realizadas en el parque. Teniendo en cuenta las características geológicas de estos materiales, no existen asomos de aguas subálveas, tampoco puntos de descarga hídrica, en la zona del proyecto, ni se interpreta cercano el nivel piezométrico local.

La parcela se encuentra en la cuenca hidrográfica del Tajo, si bien no existen cursos de agua en la zona estudiada, siendo los más cercanos el arroyo de la Vega de Madrid y el arroyo de Gózquez, situados a más de 500 m de distancia, ambos afluentes del río Jarama. Sin embargo, se señala la existencia de una vaguada que discurre a unos 40 m al este de la zona de actuación, que es el drenaje natural de la escorrentía local, que vierte unos cientos de metros más al norte en el arroyo de los Gózquez, tributario del arroyo de la Vega de Madrid, a su vez afluente del río Jarama por su margen derecha.

Frente a la parcela donde se ubicará la nueva atracción discurre una vaguada con vegetación freatófila, como junco churrero (Scirpus holoschoenus), y helofítica, como el carrizo (Phragmites australis), junto con algunos chopos (Populus nigra), tarajes (Tamarix gallica) y álamos blancos (Populus alba). Los bordes de la vaguada, además, se encuentran cubiertos por una repoblación de pino carrasco (Pinus halpensis). Sin embargo, la zona de implantación de los toboganes se encuentra muy transformada, siendo un espacio abierto con dominio de especies ruderales y nitrófilas, principalmente cardinales, con pies arbóreos con porte arbustivo. Así, se han identificado 3 pies de chopo y un pie de olmo de Siberia (Ulmus pumila), y un pie de taray junto al vial perimetral.

La zona a ocupar por las actuaciones de la ampliación no incluye hábitats de interés comunitario, aunque sí se encuentran muestras representativas en entornos vecinos próximos.

El espacio se encuentra en espacio muy degradado, con escaso valor para la fauna local. Los taxones presentes son especies generalistas y de amplia distribución, muy amoldadas a las condiciones impuestas por el hombre en la zona, destacando por su número el grupo de las aves, con presencia de Pica pica, Passer domesticus, Motacilla alba, Acanthias cannabina, Carduelis carduelis, Carduelis chloris, Serinus serinus, Sturnus unicolor, Corvus monedula, Galerida cristata, y Turdus merula, principalmente. Se señala la apreciable actividad del conejo (Oryctolagus cuniculus) en la zona, en la que se alimenta, encontrándose puntos de refugio y vivares de esta especie en enclaves fuera de los límites de la ampliación, concretamente en la vaguada situada al este de la zona del proyecto.

Se estima que la zona de actuación se encuentra fuertemente antropizada y degradada, destacando los elementos e infraestructuras del propio parque de ocio, que se alzan sobre la cota general del espacio, así como otras cercanas, entre las que se destaca el acceso ferroviario existente. Sin embargo, se considera que el ámbito del parque de ocio se encuentra en una zona de contacto entre la vega del río Jarama con cerros y campiñas al oeste.

La linde norte del Parque Warner linda con el Parque Regional en torno a los ejes de los cursos bajos de los ríos Manzanares y Jarama (Parque del Sureste), cuyo límite dista unos 400 m de los terrenos donde se instalará la nueva atracción. Incluido en dicho espacio, más al norte, existe una zona de carrizal protegido, denominado “Carrizal de Gózquez de Arriba”, que se encuentra en zona de Reserva Natural (B). Este espacio natural protegido coincide con el espacio protegido Red Natura 2000 ZEC “Vegas, Cuestas y Páramos del Sureste” y ZEPA “Cortados y Cantiles de los ríos Jarama y Manzanares”. No existen vías pecuarias ni montes de utilidad pública en el entorno cercano al emplazamiento de la actuación.

En cuanto al patrimonio cultural en la documentación se señala que con antelación a la construcción del parque de ocio se realizaron los correspondientes trabajos arqueológicos en toda la parcela, liberándose toda la superficie desde el punto de vista arqueológico.